Sol Besprosvan: Ciberseguridad, clave para el desarrollo sostenible del e-commerce

Sol Besprosvan

La pandemia ha cambiado radicalmente los hábitos de los consumidores, acelerando la transformación digital a un ritmo vertiginoso. Se espera que el e-commerce crezca en promedio un 47% en los próximos cinco años a nivel mundial, según datos de Statista. En el caso de Chile, de acuerdo con proyecciones de Americas Market Intelligence (AMI), el comercio electrónico continuará creciendo a un ritmo constante, llegando hasta un 28% en el período de 2020-2024 y generando un aproximado de 35.4 mil millones de dólares en ganancias.

La digitalización del mundo del consumo trae como consecuencia un desafío particular que tiene que ver con dar garantías de seguridad para que los consumidores puedan comprar con confianza. La protección del intercambio de información entre empresas y consumidores (B2C) se ha transformado en una preocupación a nivel mundial. Y esto es especialmente relevante en nuestra región, ya que, según el último Índice Global de Ciberseguridad de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, todos los países latinoamericanos tienen bastante trabajo por hacer en materia de ciberseguridad, siendo Brasil el mejor posicionado, al quedar en el lugar 18 de 182 países evaluados. Chile ocupa el puesto 74.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Desarrollo sostenible del e-commerce

Con ello en vista, es posible señalar que actualmente los ciberataques son una de las principales debilidades de la transformación digital en la región.

De acuerdo con el más reciente informe sobre delitos en internet del IC3 del FBI, en 2020 se advirtieron casi 800 mil denuncias cibernéticas en Estados Unidos con pérdidas que superaron los 4 mil millones de dólares. A esto se deben sumar los costos en términos de reputación de la marca y el impacto en la confianza de los clientes.

Para enfrentar esta amenaza, es crucial contar con un trabajo conjunto del sector privado y el sector público, con el fin de crear e implementar procesos e infraestructura que permitan no sólo estar resguardados ante los peligros actuales, sino también anticipar posibles ataques que vendrán 5 o 10 años adelante. Mantener íntegramente las operaciones informáticas de las empresas de manera que sean resistentes a ataques externos, vulnerabilidades internas y fugas de información es una real y tangible necesidad.

El impacto económico

En esa dirección, ya existen algunos esfuerzos muy concretos tales es el Centro de Gestión de Amenazas que TCS inauguró recientemente en Querétaro, México. Es el primero en la región y sigue a los ya existentes en Estados Unidos, Europa e India. Se trata de una instalación dedicada exclusivamente a prestar servicios de ciberseguridad a los clientes empresariales en toda la región. enfocándose en proporcionar soluciones tales como detección, respuesta y manejo de incidentes, soporte en caso de vulneración, ciber vigilancia bajo demanda, análisis forense digital, cumplimiento regulatorio y servicios de gestión de amenazas completos e integrados en los ecosistemas de TI, OT, IoT y la nube.

Algunas recomendaciones básicas

Para hacer frente a las amenazas del mundo online y responder a las preocupaciones de los consumidores con garantías de confianza es crítico que las empresas sean proactivas en esta materia, y tomen conciencia de los peligros y de la verdadera catástrofe que puede implicar para un negocio, ser víctima de un ataque cibernético. Y por lo mismo, deben crearse alianzas con socios y proveedores preparados para manejar los procesos de seguridad informática.

Los desafíos actuales en la materia requieren profesionales con mucho entrenamiento y fogueo en situaciones reales, altamente especializados y calificados, que evolucionen más rápido que las amenazas. Solo así, las organizaciones podrán sacarle partido al boom del e-commerce y hacer crecer sus negocios con seguridad.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉