Roberto Picon: Cómo no sobre pensar tu estrategia

Roberto Picon, CEO y cofundador de mudango.com

Por Roberto Picon, CEO y cofundador de mudango.com

Como founder, el trabajo de pensar en una estrategia para tu startup es fundamental. Como decía Peter Drucker, gran referente en temas de management, “sin un plan, nos convertimos en prisioneros de los eventos del día a día”. Sin embargo, ¿puede ser que sobre pensar las cosas también sea un error?

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La idea de lo que significa ser un founder para muchas personas está muy influenciada por películas y series como las de Facebook, Uber y WeWork. Es una imagen glamorosa, pero la verdad es que crear una startup para la gran mayoría de founders está muy alejado de eso. En realidad, el día a día de muchos founders se siente bastante solitario, sin tener una idea clara sobre qué hacer. Esto genera una preocupación constante, que muchas veces nos lleva a uno de los principales errores se puede cometer: comenzar a pensar en círculos.

Como founders, no debemos actuar por instinto, pero tampoco sobre pensar. Un buen founder pondera los desafíos futuros lo justo y necesario para estar preparado, pero no se agobia pensando en todas las formas en que algo podría salir mal. Entonces, ¿cómo saber cuándo una decisión o una idea es la correcta? Aquí está la similitud entre la genialidad y la idiotez. El mejor ejemplo de esto es Elon Musk. En los inicios de SpaceX, llegó a Rusia intentando a comprar cohetes, ¿un idiota o un genio? Muchos pensaban que se trataba solo de un extravagante con dinero que estaba buscando satisfacer un capricho. Y, aunque en parte pudo ser así, ahora está transformando el mercado del espacio.

Muchas veces la juventud es una “ventaja” que nos ayuda a no sobre pensar. Cuando eres joven, no tienes experiencia previa, y la belleza de no saber nada es que crees que todo es fácil. Entonces, el desafío está en encontrar un equilibrio entre lanzarse sin pensar a un proyecto y no volverse loco pensando cada aspecto de la implementación de una idea. El objetivo es avanzar, de forma persistente, desenredando cada obstáculo que va apareciendo con data, creatividad y ejecución.

Quizás uno de los mejores ejemplos de cómo sobre pensamos los founders sucede durante los levantamientos de capital. Especialmente en etapa temprana y haciéndolo por primera vez, nos planteamos infinitos escenarios hipotéticos sobre cómo debería resultar la ronda. Revisamos en detalle cada aspecto del proceso y apuntamos a lograr una ronda de inversión perfecta. Al contrario, un founder con más experiencia define rápidamente el monto que necesita levantar para llegar a la ronda siguiente, se pone manos a la obra en ello y vuelve rápidamente a trabajar en su startup. Nunca habrá una propuesta perfecta, lo importante está en cómo cuentas la historia y tener claro tu propósito, qué aspecto de la sociedad quieres cambiar.

Ser founder de una startup es difícil, especialmente si es tu primera vez en esto. Solemos sobre pensar las cosas porque creemos que nos ayudará a tener éxito. Sin embargo, la mayor parte del proceso se trata de tomar acción, no de pensar. Apunta a una ejecución de excelencia, tomando decisiones en base a data, manteniendo una mentalidad curiosa y creativa, y sólo sobre pensando lo que realmente vale la pena. Si no vale la pena, es momento de actuar.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉