¿Remoto, presencial o híbrido? Empresas y colaboradores delinean ventajas y desventajas

Distintos modelos de trabajo

Respecto a los niveles de productividad individual registrados en cada modelo de trabajo, el estudio de WeWork, en colaboración con HSM, revela que son similares e incluso posicionan al modelo híbrido como el más productivo: en una escala de 0 (muy baja) a 5 (muy alta), el trabajo presencial obtuvo 4, el remoto 4,3 y el híbrido 4,5.

La pandemia, durante la cual las personas ejercieron gran parte de sus actividades de forma remota, como estudiar, trabajar, y hasta consultas médicas, dejó huella y grandes desafíos. En este nuevo escenario, el valor del contacto humano y la conveniencia de los nuevos modelos digitales generaron aprendizajes para las compañías. Pero aún quedan tareas como equilibrar la vida personal y la profesional, adaptarse a ambientes compartidos y la deslocalización de los lugares de trabajo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De acuerdo a un estudio, los encuestados de 7 países de Latinoamérica, entre ellos Chile, mencionan entre las principales ventajas de las actividades presenciales, los beneficios de la integración entre áreas y colaboradores, con un 75% de las preferencias, seguido por la formación de relaciones de amistad o estratégicas, con un 58%, y el fortalecimiento de la cultura organizativa, con un 57%.

Por otra parte, entre los principales beneficios que ofrece el modelo de trabajo remoto, lidera en el estudio la reducción del tiempo de desplazamiento, con un 99%. La reducción de los costos operativos, como arriendo de oficinas, mantenimiento, limpieza, entre otros, se ubica en el segundo lugar con 71%, la gestión del tiempo con 61% y mayor capacidad de concentración con 57%.

Pero ¿cuál es el modelo más indicado para los colaboradores post pandemia? En relación a la distribución ideal de días de trabajo remoto y presencial, según el estudio, para 42% de los encuestados, lo ideal sería trabajar remotamente durante tres días a la semana, 26% cree que lo óptimo sería 1 día presencial y 4 remotos. Apenas el 4% dice preferir 4 días presenciales y 1 remoto.

Respecto al comportamiento de los equipos en los días de trabajo presencial, un 42% se inclina en que puede haber una rotación entre los empleados de la misma área, y cada integrante del equipo toma sus propias decisiones. En tanto, un 32% de las personas sondeadas cree que puede haber una rotación entre los empleados de la misma área, y es el directivo de cada área quien decide. Mientras que el 27% considera que las personas de la misma área de experiencia deben venir juntas.

En cuanto a las preferencias y renuncias acerca de beneficios en los modelos híbridos, el 62% opina que le gusta la posibilidad de tener una beca para trabajar en casa o en un espacio de trabajo compartido. El 31% asegura que estaría dispuesto a renunciar a por lo menos un beneficio a cambio de la libertad de elegir su propio ambiente de trabajo, y el 9% afirma que estaría dispuesto a pagar de su propio bolsillo para tener acceso a una oficina equipada y que estimule la productividad.

“Antes de la pandemia, muchas empresas pensaban en sus oficinas como el único espacio de trabajo. Pero en la nueva era post confinamiento, tuvieron que determinar el nuevo rol de sus espacios y realizar cambios frente a las nuevas demandas de flexibilidad. Una muestra de ello es que el 52% de los encuestados afirma que la oficina del futuro no es un único lugar, es una red de espacios y servicios y un 42% ve valor en tener espacios de área común y convivencia, más allá del espacio de su oficina, con mesas y sillas. Por otro lado, un 38% ve valor en contratos de alquiler de espacios de trabajo más flexibles, tanto en términos de contratos, como en términos de versatilidad de ambientes”, señala Omar Sales, Head of Sales WeWork Chile.

Modelo híbrido toma ventaja

Respecto a los niveles de productividad individual registrados en cada modelo de trabajo, el estudio revela que son similares e incluso posicionan al modelo híbrido como el más productivo: en una escala de 0 (muy baja) a 5 (muy alta), el trabajo presencial obtuvo 4, el remoto 4,3 y el híbrido 4,5.

Consuelo Vial, directora del G100 y CFO de Toteat, empresa que cambió las tradicionales oficinas y decidió optar por los espacios flexibles que ofrece la compañía, comenta que el formato híbrido le ha traído beneficios, tanto para la compañía como para los colaboradores, pero añade que todavía tiene importantes desafíos al ser un modelo de trabajo relativamente nuevo.

“Optamos por el modelo híbrido porque estamos enfocados en traer más y mejores talentos, más íntegros, y que trabajan por objetivos y no por cumplimiento de horarios, ese es nuestro foco para el segundo semestre, y hasta ahora hemos visto que nos ha traído muy buenos resultados. En nuestro caso, decidimos mantener oficinas, pero otorgándoles flexibilidad a nuestros colaboradores, y ofreciéndoles la posibilidad de trabajar algunos días desde su casa y otros en la oficina, porque hay personas que quieren ir más presencial porque en su hogar no pueden siempre trabajar de forma cómoda. Creemos que hoy el talento no necesariamente tiene que estar donde está la oficina, por ello, además, tenemos gente contratada en distintas ciudades del país”, explica Vial.

¿Cuáles son los principales desafíos del modelo de trabajo remoto? Establecer vínculos de confianza, colaboración y empatía entre equipos, lidera con un 57% de las respuestas. Mientras que la infraestructura de trabajo inadecuada y la consolidación de la cultura organizativa, concentra un 48% y 46% de las menciones, respectivamente. De los entrevistados en cargos de dirección, el 39% resintió la falta de reuniones presenciales, más del triple que lo registrado entre profesionales de menor rango.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉