Opinión: Privilegiar la calidad de vida por sobre el trabajo “estresante”

El mundo laboral ha cambiado radicalmente, qué duda cabe. La pandemia sólo ha acelerado un proceso que ya se venía desarrollando, marcado por nuevas generaciones que le dan una importancia muchísimo mayor a la calidad de vida por sobre la “pega estresante”.

Las empresas, en su objetivo de atraer y mantener a los talentos, han debido adaptarse a este trabajador “moderno”. Las áreas de recursos humanos están haciendo frente a estos desafíos, por ejemplo, diversificando los beneficios que les entregan a los empleados dependiendo del grupo etario al que pertenecen.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Diversificando los beneficios

Una muestra clara tiene que ver con los hijos y las mascotas, ya que los jóvenes cada vez son más reacios a ser padres o madres, pero, por contraparte, deciden acompañarse con un animal doméstico en la casa. En ese sentido, no les interesa un seguro complementario donde puedan incluir cargas, pero sí algún servicio para su perro o gato.

Al respecto, Nicolás Zamorano, subgerente de consultoría de Willis Towers Watson, explica que, además de los intereses expuestos, “las empresas han adaptado beneficios enfocados a la calidad de vida y bienestar, como, por ejemplo, la flexibilidad horaria o que se fomenten los espacios recreativos. Han adoptado beneficios para el desarrollo profesional, como financiamiento de estudios de pre-grado, post-grados, capacitación en idiomas y/o diplomados. En el caso de la búsqueda de retención de los mejores talentos, las empresas pueden entregar de manera discrecional permisos sin goce de sueldo para todo evento (educación, viajes, u otros), manteniendo el pago de imposiciones mientras el trabajador está fuera de la empresa”.

Calidad de vida

Así mismo, agrega que “otro aspecto que ha ganado interés y que se ha acentuado por efecto de la pandemia, es el trabajo remoto, lo que ha permitido que los colaboradores puedan realizar sus funciones en diferentes lugares, incluso fuera del país, permitiendo así que puedan visitar a sus familiares y amigos, sin dejar de lado sus funciones laborales en el periodo de tiempo que corresponde del día”.

Consultado por cómo las empresas han podido diversificar su oferta de beneficios según las diferentes generaciones que trabajan al interior de la organización, Zamorana señala que “es uno de los grandes desafíos que tienen hoy las empresas, dado que al coexistir diferentes generaciones en una compañía se vuelve complejo generar un canal eficiente para que cada uno de los colaboradores se sienta a gusto con los beneficios que se entregan”.

Ante ello, propone que “una posible solución es ir diversificando, más que la oferta de beneficios, la modalidad de asignación de éstos, por lo que los conceptos de flexibilidad y elegibilidad es relevante para poder adaptarse a las necesidades de cada grupo de colaboradores”.

Finalmente, el subgerente de consultoría de Willis Towers Watson anticipa los desafíos que se vienen, considerando los cambios originados por la pandemia y el teletrabajo. “No cabe duda que el trabajo híbrido (remoto-presencial) continuará entre nosotros, pues el 33% de las empresas espera mantener esta modalidad. Otros puntos serán el fortalecimiento de programas de bienestar vinculando éstos a plataformas tecnológicas accesibles a todos los colaboradores; comprender los deseos y necesidades de los trabajadores, por medio de estrategias de escucha (Focus Group), y la flexibilidad y elegibilidad de beneficios”.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉