Opinión: ¿Por qué nos da vergüenza hablar de dinero?

Billetes de dolar enrollados

Las finanzas son un tema que casi nadie quiere platicar con otros, pese a que cambiar ese hábito será benéfico en sus vidas

 

Cuando recibimos la cuenta boca abajo en un restaurante, o cuando justificamos frente a nuestra pareja o algún familiar un gasto grande para no ser juzgados, estamos evitando hablar de dinero; pero, ¿puede ser que esto sea contraproducente para nosotros?

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los temas que nos parecen incómodos y de los que evitamos hablar en la mayoría de las situaciones, les llamamos tabú, y aunque no siempre sabemos por qué los evitamos, suelen tener sus raíces en prejuicios o limitaciones sociales. El dinero, se ha convertido en uno de estos temas, al relacionarse con incomodidades y miedos que las personas han aprendido a lo largo de su vida.

¿Qué nos incomoda al hablar de dinero?

Muchas personas aseguran que su incomodidad al hablar de dinero aparece cuando quien los escucha puede juzgarlos, cuestionarlos e incluso regañarlos. Es por eso que prefieren evitar momentos penosos o roces con otros.

Todavía en el 2021, algunos aseguran que no es un tema fácil de tratar. En una investigación realizada por qiip México, Fintech enfocada en el Bienestar y hábitos financieros de las personas, más de la mitad de los participantes declararon que hablar de dinero es casi intrusivo ya que muestra desventajas al comparar su situación financiera con la de otros, declarando que ese tabú es lo que impide que se dialogue sobre el tema abiertamente.

El 55% de los encuestados aseguraron que hablar de dinero es “mal visto” ya que se relaciona directamente con temas como la posición social, el éxito, el conocimiento financiero y la educación. Algunos consideran que, cuando hablan de dinero, otros pueden medir quién tiene o gana más, a quién le va mejor y todo termina en una comparación sobre las posibilidades que tienen frente a otros.

No todo es miedo a ser el que menos tiene, también hubo declaraciones que aseguraban que quien gasta o demuestra tener mucho dinero, puede habérselo ganado de forma malintencionada e incluso se registraron opiniones que aseguraban que si alguien habla de dinero puede ser solo por aparentar.

Al final, este no es un tema solo de posibilidades, sino de prejuicios.

¿De dónde nace esta incomodidad al hablar sobre el tema?

La plataforma de profesiones Zety.es, en Estados Unidos, ha realizado estudios sobre el tema y asegura que aproximadamente el 60% de las personas prefiere hablar de su peso antes que de su situación financiera. También, realizaron una encuesta a más de 1,000 personas y casi el 40% aseguró que hablar de finanzas con su pareja es casi “igual de violento” que hablar sobre sus relaciones anteriores.

Los estudios que hemos mencionado en este artículo reflejan que las personas han tenido experiencias que se quedan grabadas en sus pensamientos y que hasta el momento influyen en sus acciones frente a este tema, por ejemplo:

“Si hablas de dinero puedes parecer interesado”

Hay quienes consideran no solo la forma, sino el momento en el que hablarán de dinero con su pareja, por ejemplo, en la primera cita evitarán mencionar salarios, ingresos e incluso especificaciones de su ocupación, evitando así juzgar o sentirse juzgados por sus posibilidades económicas. Esto incluye tanto a los que tienen una buena fuente de ingresos como a quienes no la tienen.

“No sé por qué, pero no siempre es buen momento para hablarlo”

Las personas aseguran que los principales lugares en donde sintieron incomodidad al hablar sobre dinero fue en casa con la familia, amigos y compañeros de trabajo. Sin embargo, al preguntarles en quién sí confiarían para hablar sobre estos temas, dieron respuestas muy similares: “con mi familia”, “mis amigos” o “mi pareja”. Entonces, podemos deducir que la tranquilidad al hablar de dinero puede depender en gran manera de la seguridad que sienten con la otra persona y también la confianza que hayan generado con ella.

“Depende de la situación y del conocimiento de quien me va a escuchar”

No solo la confianza influye al momento de elegir con quién hablamos sobre finanzas. Aseguran también que el conocimiento financiero de otros es lo que los orilla a platicar con ellos. Por esta misma razón, no se sienten cómodos al hablar de dinero con quienes no tienen una buena experiencia manejando sus finanzas, ya que su opinión o consejo puede ser de menor valor o incorrecto.

¿Se justifica nuestro miedo al hablar de dinero?

Todos estos prejuicios y miedos son un reflejo de las experiencias que se nos han presentado a lo largo de nuestra vida. Desde que somos pequeños y notamos que el dinero, las posesiones y la manera de gastar de los demás es diferente a la nuestra, hasta cuando crecemos y nos encontramos un nuevo empleo en donde nos piden no comentar nuestro salario con nuestros compañeros de trabajo, se refuerzan estos prejuicios.

A final de cuentas, el dinero es un tema importante y no deseamos tomarlo a la ligera.

¿Por qué necesitamos hablar de dinero?

Los expertos financieros en qiip, aseguran que cuando las personas tienen con quién hablar sobre sus temas financieros, desde dificultades hasta planes o metas, su nivel de estrés disminuye. Conversar con un experto, un familiar o alguien de nuestra confianza ha demostrado que facilita a las personas a ser conscientes de su situación y tomar decisiones mejor informadas o con seguridad.

Por eso qiip, está acercándose a las personas no solo para normalizar los temas de dinero sino para brindar un espacio seguro en donde puedan tratarse las situaciones financieras que les agobien para que sus finanzas se conviertan en algo normal de hablar y tratar en su día a día.

qiip busca que hablar de dinero se convierta en algo natural, para que todos puedan manejar sus finanzas con seguridad, y por eso cuenta con un servicio de coaching financiero que, sin seleccionar o limitar su servicio a quien tenga las posibilidades (porque son gratuitas), logra que las personas tengan las herramientas que necesitan para enfrentarse a sus dificultades financieras.

Al mismo tiempo, buscan conectar a las personas únicamente con los servicios o productos que puedan beneficiar a sus finanzas, para que tengan la confianza de que no les van a vender productos, no les van a ocultar las letras pequeñas y serán claros con ellos, sin importar sus necesidades del momento, enfocándose siempre en su bienestar financiero.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉