¿Qué tienen en común el 70 por ciento de empresas que obtienen resultados sobresalientes, mejor que sus pares? Un proceso formal de Planificación Estratégica

 

Estamos próximos a la época del año en que las empresas debiesen estar pensando en planificar su trabajo para preparar o actualizar sus planes estratégicos. Preparar un buen plan estratégico no es una tarea fácil ni rápida por lo que mientras antes tomemos las acciones necesarias para partir con un buen plan de trabajo, mejor.

Distintos estudios a nivel internacional indican que alrededor de la mitad de la empresas poseen un proceso de planificación estratégica formal. Las estadísticas son claras y contundentes. De aquellas empresas que poseen un proceso de planificación estratégica formal, alrededor del 70 por ciento de ellas estiman estar obteniendo resultados sobre salientes o desempeñándose mejor que sus pares. En contraste a esto, entre aquellas empresas que no poseen un proceso de planificación estratégica formal, sobre un 70 por ciento de ellas reportan estar desempeñándose igual o a un nivel inferior que sus pares e inclusive no estar desempeñándose en un nivel sustentable.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Además: Plan estratégico o presupuesto anual… ¡He ahí el dilema!

Dado los tiempos difíciles que estamos viviendo, es más importante que nunca que las empresas tomen la decisión de trabajar con un proceso de planificación estratégica formal. Crisis económicas que no terminan, consumidores y clientes cada vez más empoderados, tecnología que día a día impactan de nuevas formas nuestros modelos de negocios, nuevos competidores detrás de propuestas de valor innovadoras y colaboradores menos comprometidos con sus empleadores, entre otras razones, hacen que el gestionar y construir nuestros negocios sea cada vez más difícil y a su vez más importante.

La necesidad hoy en día ya no es solo hacer las cosas correctas bien, a la primera vez, hay que hacerlo así de manera oportuna y consistentemente en el tiempo. Si bien es cierto la mayoría de las personas estaría de acuerdo en la importancia de esta forma de actuar, es igual de cierto que una mayoría no tiene claro lo difícil que es hacerlo. También es igual de cierto que hay una gran mayoría de personas que entienden -o creen entender- el valor y la necesidad de un plan estratégico, pero asimismo están quienes lo confunden con el proceso de preparar el presupuesto de la empresa.

 

Un Plan Estratégico involucra el proceso de materializar en un buen plan de largo plazo, el entendimiento que una organización debe tener y decisiones que debe tomar en relación a dónde está el negocio y el porqué de ello, dónde se quiere llegar para ganar en el mercado y cómo hacerlo creando una ventaja sostenible y valor superior a la competencia”. Un Presupuesto, por otro lado, involucra el cálculo anticipado de los ingresos y egresos de una actividad económica durante un período, por lo general, en forma anual. Es un plan de acción dirigido a cumplir una meta prevista, expresada en valores y términos financieros que debe cumplirse en determinado tiempo y bajo ciertas condiciones previstas.

También: Workshop: OMEA©, probada herramienta y mapa de ruta en planificación estratégica.

Pero trabajar con un proceso de planificación estratégica formal va más allá del impacto que tomar buenas decisiones de negocio pueda tener y que obviamente es esencial y el objetivo que la mayoría de los ejecutivos perciben. Trabajar con un proceso de planificación estratégica formal hace mucho más fácil y posible lograr trabajar con un equipo bien alineado y comprometido. Y es justamente en tiempos difíciles cuando contar con una organización bien alineada y comprometida es más importante y relevante que nunca.

planificación estratégica2

Cuando trabajamos con distintas organizaciones en ayudarlos a implementar un proceso de planificación estratégica formal, insistimos en la importancia de lograr involucrar a la organización de manera de que puedan contribuir a construir el mejor plan posible, pero incluso más importante, a hacerlo buscando conseguir que la organización vea el plan estratégico como suyo y no solo de los gerentes que lideran la empresa. Para ello es indispensable involucrarlos apoyando el proceso de planificación estratégica de manera eficiente, haciéndolos participar con el tiempo suficiente de aquellas etapas en que sus contribuciones puedan ser más relevantes y mayores, desde la etapa inicial de diagnóstico hasta la bajada del plan estratégico a los planes de negocio de las distintas funciones y unidades de negocios. Inclusive, en la etapa de diagnóstico recomendamos involucrar a proveedores y clientes.

Llevar adelante el proceso de Planificación Estratégica no es rápido ni sencillo: se requiere contar con procesos y herramientas de trabajo para preparar el Plan Estratégico y ejecutarlo con excelencia. Es un proceso que se mejora año tras año con el adecuado involucramiento de quienes lideran el negocio y de la organización que debe liderar su implementación. Un tipo de herramienta que ha probado ser muy eficaz para ayudar a empresas a desarrollar sus planes estratégicos es conocida como OGSM u OMEA. Este tipo de herramienta viene siendo utilizada exitosamente por muchas empresas a nivel mundial como Coca-Cola, Honda, P&G, Mars, Metlife, Reckitt Benckiser, entre otras.

Pero ¿qué significa OMEA (o su equivalente OGSM)? OMEA es una práctica herramienta de planificación estratégica que en una sola página gráfica, describe y comunica a la organización los objetivos, metas, estrategias y acciones que la empresa llevará adelante con énfasis estratégico a los próximos 5 años y enfoque ejecucional a los próximos 12 meses. Esta herramienta da respuesta a las siguientes 5 preguntas claves:
· ¿Cuál es nuestra aspiración ganadora?

· ¿Dónde vamos a jugar?

· ¿Cómo vamos a ganar?

· ¿Qué capacidades claves debemos tener?

· ¿Qué sistemas administrativos y operacionales se requieren tener?

Descargue este documento de muestra de OMEA haciendo clic en la imagen:

omeaflecha
Las respuestas a estas preguntas claves -que se deben contestar en el orden respectivo– son la base para poder materializar las decisiones que se tomen como parte del proceso de planificación estratégica en un práctico y efectivo Mapa de Ruta con claros objetivos, metas, estrategias y acciones que la empresa buscará llevar adelante de manera alineada, comprometida y porque no decirlo hasta apasionada.

¿Están listos para empezar a trabajar de una nueva manera, de una mejor manera para lograr estar entre ese 70 por ciento de empresas que estiman estar obteniendo resultados sobre salientes o desempeñándose mejor que sus pares? Si la respuesta es positiva, entonces ustedes también debiesen estar pensando en planificar su trabajo para preparar o actualizar sus planes estratégicos y hacerlo con un proceso de planificación estratégica formal.

 


Foto-Willem-31Por Willem F. Schol, ingeniero comercial de la Universidad de Syracuse, Nueva York, trabajando por más de 30 años en cargos gerenciales y vicepresidencias a nivel internacional en Pennzoil (Shell), Minute Maid (Coca-Cola), Clorox y P&G. Socio fundador y consultor de XPGConsultNet, empresa que asesora a empresas de diversas industrias en el potenciamiento de sus estrategias, planes de negocio, capacidad organizacional e innovación. Se ha desempeñado como director y miembro de comités ejecutivos en Chile y Perú.

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here