Nicolás Goldstein: Nuevas tecnologías para un compliance efectivo

Nicolás Goldstein

En todo el mundo, las industrias gastan en compliance alrededor de US$ 270.000 millones al año. Y con el aumento de regulaciones, se proyecta que los costos en esta materia representen el 10% de los ingresos mundiales para 2021, un 6% de aumento desde 2020. Una reciente encuesta de Accenture reveló que las regulaciones se están volviendo más duras, los presupuestos más ajustados y el precio del compliance está creciendo. Mientras, 72% de los ejecutivos a nivel mundial apunta a la reducción de los costos en ese ítem en más de 10% en los próximos tres años. Por lo tanto, el compliance enfrenta una brecha cada vez mayor entre las demandas y las capacidades internas, lo que se ha acentuado aún más en el contexto de la pandemia.

En este escenario, enfoques tradicionales ya no funcionan. Para sobrevivir y prosperar en estos nuevos tiempos, las empresas deberán identificar proactivamente nuevos riesgos y apoyar el crecimiento sostenible, rediseñando las operaciones de compliance para el futuro.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

En este escenario, las empresas deben impulsar 3 acciones clave:

  1. Desarrollar un modelo operativo resiliente y eficiente en costos:

Transformando los procesos de negocio para ser más basados en datos, inteligentes y digitales, las empresas pueden trabajar más eficientemente, escalar las operaciones más rápidamente y reducir los costos en el compliance. De esa forma, pueden mantener el ritmo con la demanda reguladora, proporcionar orientación e impulsar el crecimiento sostenible. Para esto es fundamental impulsar el trabajo conjunto de las personas con las nuevas tecnologías, la agilidad al interior del negocio y recolectar, analizar y compartir la data a través de toda la organización. De esa manera es posible tomar decisiones más informadas y, por lo tanto, más efectivas.

  1. Integrar nuevas tecnologías automatizadas que identifiquen rápidamente los riesgos:

A medida que las empresas buscan lanzar nuevos productos e impulsar el crecimiento de los negocios, las empresas necesitan cada vez más gestionar nuevos tipos de riesgos que están anclados a la tecnología y los datos. Sin embargo, el 31% de los jefes de compliance a nivel mundial afirma que la falta de estandarización y los problemas de calidad de los datos siguen siendo barreras significativas para el progreso. Las empresas deben para adoptar tecnologías avanzadas para el compliance, como como la IA, la automatización robótica de procesos (RPA) y tecnología reguladora (RegTech) para simplificar y automatizar el cumplimiento, los controles de pruebas y establecer la gobernanza y la continuidad de informes y análisis. Estas herramientas avanzadas ayudan a las organizaciones a verificar la identidad de los clientes y evaluar su idoneidad, incluyendo el potencial riesgo. También pueden significativamente reducir los falsos positivos y tiempos de procesamiento.

  1. Atraer al talento adecuado:

El 76% de las organizaciones cuenta hoy con una importante brecha entre las habilidades que necesitan y las que su gente tiene. Ante esto, la capacitación es clave, pero más aún reclutar y retener un talento experto en tecnología que puede aportar pensamiento y habilidades nuevas y estratégicas. La próxima generación del talento que trabaje en compliance deberá ser digitalmente fluida y proactiva en la gestión de riesgos de diversas fuentes de datos. Además, necesitarán contar con conocimientos para mejorar las relaciones con los reguladores e impulsar la confianza entre los stakeholders, minimizando el riesgo reputacional y reduciendo el riesgo de las multas.

Impulsar un compliance inteligente a través de las nuevas tecnologías aumenta la productividad de las empresas en hasta un 40% y reduce los costos hasta en un 60%. Por eso, el momento de avanzar hacia el compliance inteligente es ahora.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉