Más accesible, Más descentralizado, Más predictivo…

inteligencia de negocios

Por: Eduardo Moraga

A menudo, me pregunto que tan avanzada está nuestra industria en relación con el desarrollo de una estrategia de inteligencia de negocios (BI) y creo que con el paso de los años muchas empresas han dado saltos cuantitativos extraordinarios en la gestión del dato haciendo de las empresas más eficientes y, por ende, más competitivas y rentables. Sin embargo, ¿en qué estamos ahora?, ¿cuál será la estrategia de los próximos años?, ¿qué tendencia subyacen a una buena estrategia de BI? Son preguntas que a la luz de la velocidad de los cambios es importante considerar.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Partamos con una certeza: hoy hay más tecnología accesible, más capital humano capacitado en estas materias y, en términos generales, una mayor posibilidad de integrar la analítica a nuestro repertorio de actividades que antes hubiera sido muy difícil acceder.
Es cosa de ver la cantidad de cursos, especializaciones, personas interesadas en adentrarse en un mundo que ha sido evaluado como un nicho de desarrollo importante para los próximos años. Pero esto da para otra materia de análisis que no es foco en esta nota.

En este sentido, me quiero centrar en los usuarios de los datos y en cómo éstos se han ido transformando al mismo ritmo de los avances en materia tecnológica. Y es que contar con mejor y más abundante tecnología en esta materia incide directamente en la democratización de los activos analíticos, en la descentralización de la toma de decisiones y , por cierto, en la permanente alfabetización de los usuarios en materias que antes eran absolutamente desconocidas y que parecerían ser privativas de un grupo selecto de profesionales ultra especializados como aprendizaje automático, inteligencia artificial, algoritmos para la eficiencia productiva, entre otras cosas.

Yo he señalado en otras ocasiones el boom de la explotación de los datos y cómo estos generan servicios nunca pensados y muchos de estos solo desde la comodidad de un dispositivo móvil.

Y una de las preguntas centrales que me atrevo a poner sobre la mesa es: ¿cómo los servicios de BI se mueven en la misma dirección de las transformaciones tecnológicas y de los usuarios?

Como lo señale anteriormente, hoy el uso de la inteligencia de negocio en las empresas es cada día más exigente en donde ya no solo basta una buena estrategia de visualización conjugada con un buen análisis, sino que dicha experiencia contenga los elementos que hoy día ya son tendencia en aplicaciones y empresas emergentes.

Por ejemplo, alguien recuerda cómo eran los reportes de hace solo 10 años, macros tremendas, software de visualización emergentes en un número reducido de empresas, procesamiento deficiente (sin la oferta que hay hoy para desarrollos en la nube) y una limitación para acceder a análisis avanzado como algunas técnicas de aprendizaje automático y modelos de caja blanca/negra, en algunas industrias.

Hoy, con el desarrollo de las tecnologías, es posible estructurar un servicio ya no pensando en el largo plazo, sino que en el presente.

Desde mi punto de vista es importante pensar en algunos pilares que son fundamentales a la hora de generar una estrategia de inteligencia de negocio hacia los distintos tipos de usuarios:

1. Accesibilidad: Que tus activos analíticos puedan ser consumidos por cualquier persona es un atributo inherente a un buen trabajo de visualización, sin embargo, no todas las personas tienen las mismas capacidades técnicas para abordar un reporte. Entonces se hace imperante que tus reportes estén en la línea de hacer eficiente los recursos cognitivos de los usuarios. Esto es: mejor acceso, visualizaciones pensadas en el usuario y un claro en énfasis en la experiencia de uso. Por ejemplo, desde hace algún tiempo puedes desarrollar módulos de preguntas y respuestas con tus datos (Ejemplo Q&A de PowerBI) lo que facilita muchísimo el acceso a indicadores de negocio. Lo mismo con narrativa inteligente, deja que tus datos sean contados como si fuera una historia, y todo con mecanismos de inteligencia artificial que permiten explotar tus datos de manera menos tradicional y más enfocada en los múltiples usuarios.

2. Descentralizado: No todo pasa en un solo lugar, hoy las posibilidades de interactuar con los datos se pueden dar de múltiples maneras; ya sea en los reportes formales, en los correos electrónicos automatizados, en las infografías, en una aplicación, entre otras.

Quién sabe si el día de mañana en un asistente de voz. Imaginemos solo por un minuto la posibilidad de que un asistente de voz nos permita consumir la data a nuestra merced, así como pedimos una pizza.

3. Predicción: Para muchos colegas esta nota puede estar anclada a hace 10 años atrás, sin embargo, créanme que no todas las empresas tienen una política de analítica avanzada que les permita exprimir los datos más allá de un análisis exploratorio – descriptivo. En este sentido, es un imperativo de la industria avanzar a hacia una estrategia que nos permita explotar los datos para sacarle el máximo provecho. Mi recomendación es mirar muy bien el tipo de dato y problema que se quiere resolver:

a. Será que tengo la posibilidad de realizar series de tiempo considerando mis bases de venta, stock, precio entre otras variables. Hoy hay herramientas que lo permiten realizar en un par de minutos y es interesante, siempre y cuando, desarrollemos la capacidad técnica para interpretar dichos modelos.

b. Será que puedo realizar regresiones o modelos de clasificación: Dependerá de la madurez en lo que respecta a la cultura de los datos en tu empresa, el nivel de compromiso que haya con el cuidado de los datos. Recordemos la clásica regla que habla de que el 80% de un proceso de analítica avanzada está dado por el preprocesamiento e ingeniería de variables y el otro 20% es la aplicación del modelo propiamente tal. En esto profundizaré en otra nota.

En conclusión, estamos nadando en un océano de oportunidades para ser mucho más productivos y saber sacarle provecho de la mejor manera a nuestros datos. En este sentido, ya la responsabilidad es nuestra de poder encararlo de la mejor manera.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉