Los empleados de las startups en calidad de su éxito

Hombre con camisa blanca y traje azul posando para foto

Por: Dimas Gimeno Álvarez – Fundador y Presidente KAPITA, socio Fundador WOW Presidente 

La semana pasada, invité a almorzar al “Penthouse” de WOW concept a un buen amigo que lleva años emprendiendo con empresas en varios sectores. Destaca por su altísima competencia técnica y su capacidad de trabajo que le ha hecho tener mucho éxito con sus startups.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

¿De qué hablamos? De la #inflación y del #entorno difícil que se avecina… y le hice una pregunta: “¿cuál es el principal reto para crecer más en tus empresas?”. No me habló de la situación de los países en los que vende, de la #recesión, de la #competencia, de los #clientes, de la #digitalización…:

– “¡Las #personas!” – me respondió sin dudar

Añadió que las #decisiones #estratégicas más importantes que ha tomado en los últimos años han tenido que ver sobre qué posiciones crear, cambiar, eliminar en su #organización y a quién seleccionar o promocionar, y cómo gestionar los #conflictos que surgen…:

– “Si no crecemos más, se debe a los problemas que tenemos con el #talento…”, añadió. Es lo que me “mantiene despierto muchas noches”.

Se ve que le ha dedicado tiempo a la reflexión porque me dijo que son 3 los #síndromes que intenta combatir en sus empresas:

1️⃣ Síndrome de “no es mi trabajo, no lo voy a hacer”
Creo que todos lo hemos vivido en algún momento en nuestra carrera profesional. Me contó mi amigo ejemplos de nuevos empleados competentes, motivados, que aceptaban con flexibilidad arrimar el hombro y ayudar a otros… (¡tan importante en las startups!) pero que a los pocos meses se negaban a realizar cualquier tarea que no consideraban que estaba en su “perímetro de responsabilidades”

2️⃣ Síndrome de «es mi trabajo, no te metas”

Le ocurre con personas de su equipo igualmente muy competentes y motivados que se “apropian” de su “parcela de responsabilidad” y están siempre a la defensiva ante posibles “injerencias” de otros compañeros. Muchas veces con buena fe y bajo un manto de la “búsqueda de excelencia”, consideran que nadie está a su nivel en conocimientos y experiencia ¿Resultado? Bloqueo organizativo. Lo peor es cuando este 2º síndrome se acumula al 1º…

3️⃣ Síndrome de “no ha sido por mi culpa”

Me dijo que el detonante de este síndrome suele ser cuando se pierde un proyecto o un cliente, no se alcanzan los objetivos, los plazos y empieza a haber una preocupación por el rendimiento de algunos. Se les intenta ayudar, buscar que se abran al resto, trabajar en equipo y se cierran en banda: rechazan cualquier responsabilidad. En los casos en los que este 3er. síndrome viene acompañado de los 2 anteriores, la situación se agrava.

➡ Lo peor de estos síndromes es el “efecto #contagio” si desde la empresa no se toman medidas cuando aparecen los primeros síntomas y se atajan sus causas. Hay que ayudar a superar la #inmadurez e #inseguridad que lleva a esos comportamientos. Y evitar que se genere una #culturaempresarial donde se levantan esas barreras.

¿Habéis vivido de cerca estos “síndromes”? ¿Añadiríais otros más? ¿Qué le aconsejaríais a mi amigo?

Fuente: Linkedin


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉