Libertad económica y empresa

Libertad económica

La libertad económica es un derecho fundamental: un derecho a trabajar, producir, consumir e invertir en un entorno de seguridad jurídica, eficiencia regulatoria y ausencia de corrupción.

Un Estado que logra el justo equilibrio de poderes promueve todo objetivo de crecimiento económico y bienestar social que solo se construye desde la estabilidad política y la plena vigencia de la democracia representativa. El progreso exige legalidad para ser sostenible; y la libertad económica, así como la libre empresa necesitan del Estado de derecho para crear riqueza y empleo de calidad, en una economía de mercado abierta a la libre competencia.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Libertad económica

La libertad económica es un derecho fundamental: un derecho a trabajar, producir, consumir e invertir en un entorno de seguridad jurídica, eficiencia regulatoria y ausencia de corrupción. De acuerdo al Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage, cuando una economía progresa en libertad económica se observa un crecimiento medio anual del PIB del 2,6 % en comparación con las economías que reducen su libertad económica al registrar un crecimiento anual del 1,7 %. Progresar en libertad económica representa la oportunidad para construir prosperidad desde la libre iniciativa privada: la empresa.

La libertad de empresa es también un derecho fundamental; un ejercicio de democracia de la sociedad civil, del que se desprenden otros derechos como la libertad de trabajo, la libertad comercial y la libertad de inversión. Libertades que encuentran su oportunidad y límites en la naturaleza misma del mercado: su incertidumbre, inestabilidad y riesgo. A través de la libertad de empresa se fomenta la formalidad y la recaudación fiscal.

De acuerdo a la OCDE, “en aquellos países donde la libertad económica (LE) es alta, la economía informal se sitúa en el 8,4 del PIB en promedio; mientras que los países donde la LE es moderada, la economía informal se eleva hasta el 12,8 %; y cuando la LE es baja, la economía informal sube hasta el 20,9 % en promedio”. Desde la formalidad se estimula un crecimiento basado en la flexibilidad laboral, la especialización productiva y la innovación competitiva.

Libre empresa

La libertad económica y la libre empresa, al ser derechos económicos y sociales, miden su efectividad ante la sociedad a través de la integración de los estándares del desarrollo sostenible en la gestión laboral, productiva y comercial de los agentes económicos. De acuerdo al grado de libertad económica se identifican importantes progresos en indicadores de desarrollo humano, así como de desempeño medioambiental, logrando que la sostenibilidad, competitividad y rentabilidad se reflejen en empresas libres, justas y prósperas.

Impulsarla como política de Estado exige respetar nuestro ordenamiento constitucional, al establecer que solo por ley se podrá regular el ejercicio de derechos y libertades fundamentales, como resultado de una intervención legislativa y deliberativa que refleje el pluralismo político que el Estado de derecho puede y debe preservar al ser el garante de estos derechos.

A la frustración social que provoca ver un Estado con sus poderes Ejecutivo y Legislativo enfrentados se suma la incertidumbre económica como resultado de la falta de gobernabilidad.

Si algo debe aprender el Estado del libre mercado es el valor del consenso siendo competencia.

Fuente: eluniverso.com


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉