Ley del IVA: Nueva forma de entender los impuestos

Fernando Landa

Fernando Landa, socio de ARTL Auditores

La nueva Ley 21.240 sobre exenciones tributarias que entró en vigencia el 1 de enero, sin duda ha dado mucho que hablar, en especial en lo que se refiere a la afectación con IVA a las prestaciones de servicios.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La nueva legislación establece casos expresamente exentos, como por ejemplo, el ejercicio profesional prestado por personas naturales, que emitan boletas de honorarios, ya sea que se presenten de forma independiente o en virtud de un contrato de trabajo, algunos servicios de salud, de transporte de pasajeros, educación y las sociedades de profesionales. Pero, ¿qué significa esto en la práctica?

Esto se traduce en que el costo por contratar algunos servicios, desde el 2023, aumentará automáticamente un 19%. Por ejemplo, si usted está acostumbrado a recibir boletas de honorarios de su profesor de música, su gásfiter o electricista, estos se mantienen en los servicios exentos. Pero, en el caso del mecánico, el veterinario, o inclusive el contador, si no emiten una boleta de honorarios personal, pasan a ser gravados.

Esta reforma solo viene a complementar la norma ya existente. Lo cierto es que en esta materia Chile estaba algo atrasado y se está poniendo al día respecto de los otros países miembros de la OCDE. Si bien el IVA promedio en la OCDE es de 19, 2% -prácticamente el mismo que el nuestro- somos uno de los pocos países donde dicho impuesto significa sobre un 40% del total de la recaudación (en el resto es cercano al 20%), por lo que esta nueva Ley solo viene a incrementar dicho valor.

Esta nueva ley tiene una razón muy específica, beneficiar a 2,1 millones de adultos mayores sobre 65 años a través de la Pensión Garantizada Universal, PGU. Para poder materializar esto, el Estado debe recaudar de 4 a 5 puntos del PIB, en 4 años. Esto sería muy difícil de llevar a cabo si no fuera a través de una reforma tributaria de esta envergadura.

Otro factor muy relevante, tiene que ver con el incremento de los derechos sociales. En esta línea, se espera que estos derechos vayan acompañados de un incremento tributario, principalmente por la vía de la eliminación de las exenciones.

Puede ser el primer paso para apuntar a la más grande de todas las exenciones: el impuesto a la renta. Hay que considerar que del total, de aproximadamente 10 millones de personas, solo tres están afectos.  Los 7 millones restantes están en el tramo exento. Si bien esto no se encuentra en discusión en la actual reforma propuesta por el gobierno, el promedio del impuesto en la OCDE es de 34,6%, en Chile es 7%.

El IVA es solo el primer paso en una serie de modificaciones tributarias que deben llevarnos a una nueva forma de entender los impuestos.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉