La sostenibilidad, un asunto problemático para algunos

sostenibilidad

2021 se reveló un año histórico para la demanda de activos de riesgo, y se registraron unos mayores flujos de entrada en la renta variable mundial este año que en los 19 años anteriores juntos de acuerdo con un informe de Bank of America del 24 de noviembre. La entidad también pone de relieve que un tercio de esta demanda se dio en valores que portan una etiqueta ASG (criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo) o de sostenibilidad, y se han observado dinámicas similares en los mercados de crédito.

Según nuestra experiencia, a día de hoy, muchos inversores creen que la sostenibilidad constituye la última panacea. A título de ejemplo, estos inversores afirman que, si las empresas pagan más a su personal, esto se traducirá en un aumento de las ventas y la productividad y, en última instancia, reducirá los costes. También sostienen que rebajar las emisiones no solo ayudará al planeta, sino que también reforzará las cuentas de resultados de las firmas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sostenibilidad

Esto resulta cierto para algunas firmas que ya están aplicando la sostenibilidad o disponen de los medios y la capacidad para adaptarse a un mundo cambiante. Ahora bien, para muchas empresas, el cambio puede revelarse arriesgado y caro.

En las últimas décadas, numerosas compañías poco competitivas y centradas en los accionistas, que cuentan con productos o servicios sin diferenciación, han extraído rentas del medio ambiente, los proveedores, los trabajadores, los titulares de bonos y otros. El auge de la sostenibilidad sugiere que estas palancas económicas seguramente perderán impulso y probablemente se revertirán, lo que traerá consigo cierta presión en los márgenes de beneficios y las cuentas de resultados de las empresas. Nos tememos que los inversores cortoplacistas subestimarán la cantidad de empresas que exhiben un problema real respecto del valor final.

La sostenibilidad no es gratis y, en nuestra opinión, los esfuerzos por volverse más sostenibles pondrán en apuros a muchas firmas y puede que incluso lleven a algunas a la bancarrota.

Fuente: elasesorfinanciero.com


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉