La oportunidad de la experiencia laboral omni-conectada

Claudia Pichuante

Por Claudia Pichuante- Senior Manager de Strategy & Consulting de Accenture Chile

Un nuevo estudio de Accenture encontró que sólo una de cada seis personas se siente muy conectada -en un sentido humano- en el trabajo. Y no sólo conectadas con su organización, sino sobre todo con las personas con las que trabajan. La tecnología ha sido y sigue siendo un acelerador de la conexión humana, ayudando a la gente a aprender, colaborar y convertir los datos en conocimiento. Ahora las organizaciones deben dar el siguiente paso y convertir estas interacciones en experiencias omnicanales que creen valor para las personas y como consecuencia para los negocios.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Hoy las empresas tienen una gran oportunidad en las experiencias omni-conectadas, ya que nivelan el campo para que todos puedan tener una experiencia equitativa y participar plenamente, independientemente de su ubicación. A través de estas experiencias la gente puede forjar relaciones, crear valor e impacto personal y empresarial, y hacer crecer sus carreras.

Las experiencias omnicanal no significan estar conectado las 24 horas del día. Más bien todo lo contrario. Las personas que se benefician de experiencias omnicanal tienen relaciones más fuertes dentro de su organización. Como resultado, pueden alejarse más fácilmente del trabajo y desconectarse para fortalecer su capacidad de recuperación, alimentar su creatividad y seguir siendo altamente productivos.

Las experiencias omni-conectadas se caracterizan por cuatro elementos principales. Primero, un liderazgo moderno. Es necesario crear conexiones en lugares seguros. Es decir, que las personas sientan la confianza necesaria para compartir sus ideas. Para esto, la transparencia es fundamental. Sentirse fuera de la empresa, no entender cómo contribuye su trabajo a los objetivos de la empresa o la falta de comentarios constructivos provoca una importante desconexión. Los líderes deben estar dispuestos a comunicarse abiertamente de manera efectiva todo el tiempo, no sólo en tiempos de crisis.

El segundo elemento clave es una cultura basada en un propósito claro. Es fundamental que las empresas conecten con las personas con un propósito. Cuanto más entiendan cómo el trabajo que hacen está alineado con el propósito de la empresa (más allá de los resultados), más satisfechos y motivados estarán. Las personas se comprometen aún más cuando pueden ampliar sus habilidades y crecer. Invertir en el desarrollo de las personas y ayudarles a alcanzar sus aspiraciones es una clara señal para que el trabajo que hacen tiene sentido.

En tercer lugar, está la agilidad. Pero se debe mirar más allá del dónde, del qué, del cuándo y del cómo. Después de más de dos años de trabajo remoto o híbrido para millones de personas, la ubicación es sólo una pequeña pieza de la idea más amplia de flexibilidad, que también debe tener en cuenta en qué trabaja la gente, cuándo y cómo. En la actualidad, menos de un cuarto de los trabajadores encuestados cree que tiene permiso para ser flexibles y tener la autonomía para para gestionar su tiempo y ser más productivos.

Es tiempo de redefinir lo que significa «venir a trabajar». Se debe determinar cómo los equipos pueden maximizar los beneficios del tiempo juntos y separados, y qué es lo que más le importa a la gente para que el viaje al trabajo merezca la pena. También requiere pensar en el futuro y diseñar múltiples tipos de locaciones laborales. Y al igual que los individuos, toda la organización debe ser capaz de pivotar rápidamente, dado que las circunstancias del trabajo y del mundo seguirán siendo fluidas.

Finalmente, es necesario empoderar a las personas a través de la tecnología. Establecer una base tecnológica sólida. Las empresas que utilizan la nube son capaces de soportar las necesidades siempre cambiantes de del negocio satisfaciendo las necesidades cambiantes de las personas. Al comienzo de la pandemia la continuidad del negocio para muchas empresas dependía de la igualdad de acceso de las personas a un servicio de Internet estable y del poder de la nube para mantenerlas conectadas y colaborando. Esta sólida base tecnológica es esencial para ayudar a las personas a trabajar de nuevas formas, dondequiera que necesiten.

Las empresas tienen que animar hoy a sus colaboradores a pensar como tecnólogos y a experimentar, utilizando los datos y las herramientas tecnológicas para descubrir nuevos procesos y soluciones en su trabajo. De esa forma, las personas alcanzan un mayor nivel de autonomía, de conexión y nuevos niveles de innovación.
Los beneficios

Los retornos de una experiencia omni-conectada para las empresas son variados. Las personas son un 35% más propensas a realizar un trabajo de alta calidad y de cultivar relaciones de trabajo que, entre otras cosas, fomentan la innovación. En cuanto a la retención, la omni conexión supone el 59% de la intención de un empleado de quedarse en una empresa, mientras 90% dice que puede ser productivo en cualquier lugar.

A pesar de todas estas oportunidades, sólo 17% de los trabajadores encuestados a nivel mundial considera que se beneficia actualmente de las experiencias omni conectadas en el trabajo. Por lo tanto, la oportunidad es ahí para que las empresas la tomen. Las experiencias omnicanal satisfacen los objetivos de los líderes de crecimiento, velocidad y sostenibilidad, y las necesidades de los empleados de flexibilidad, equidad y significado. Las empresas que aprovechan esta oportunidad fortalecen estratégicamente la cultura, liberan el potencial de las personas, por diseño.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉