La Logística y Distribución Urbana se ponen las pilas

José Antonio Vallejo

Por Jose Antonio Vallejo, Founder & Chairman en VALLEJOGROUP

El comercio electrónico no encontró mejor momento para su crecimiento exponencial y es que, a raíz del confinamiento y restricciones en muchos países, las vias urbanas estaban totalmente libres de congestión vehicular, calles y aceras vacías, lo que les permitió que no tuvieran problemas alguno con los espacios de descarga, pero era claro que, estaban ocupando un espacio que no les pertenecía, que conforme se levantaran las medidas restrictivas y las personas comenzaran a salir, iban a ocupar nuevamente ese espacio que les pertenecía, lo que conllevó a que las ciudades pusieran mayores medidas restrictivas en el ingreso de vehículos de carga y reparto al área urbana, espacios de descarga, para disminuir la congestión vehicular, el colapso de la infraestructura vial urbana y los niveles de contaminación.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La forma de moverse por las ciudades está en plena transformación: los motores impulsados por energías alternativas a la gasolina y el diésel ganan terreno, además las empresas están buscando replantear su infraestructura física logística para lograr operaciones más eficientes, rentables, sostenibles y adecuadas a las nuevas regulaciones, con lo cual ha aumentado la demanda de espacios para centros urbanos de consolidación y distribución.

Pero eso no es todo, estamos frente a una inflación mundial galopante además del alto precio de los combustibles y la demora en la llegada de la mercadería lo que ha obligado a que las empresas replanteen íntegramente su red logística urbana, dejando algunos espacios por su lejanía, poco eficientes y rentables, para tomar nuevos espacios quizás un poco más costosos, pero mucho más cercanos al consumidor final, lo que les representa un ahorro en tiempo y un menor gasto en combustible.

Sabemos que encontrar espacios muy bien ubicados al interior de la ciudad, que les permita aplicar una logística colaborativa bajo una cultura de sostenibilidad, que sean rentables, no les ha sido tarea fácil, pero el cambio de mentalidad hacia poder compartir dichos espacios y gestionar los envíos bajo una cultura hiper colaborativa, compartiendo data, los está llevando a ser más eficientes, rentables y sostenibles.

Hoy las empresas deben apostar por la automatización con tecnologías menos contaminantes y el renting tanto para vehículos eléctricos como para espacios de almacenamiento, lo que les permitiría reducir la barrera del precio, al no tener que hacer frente a un gran desembolso para acceder tanto a vehículos como a una infraestructura física, para ello es necesario contar con la data que nos permita conocer la oportunidad del problema que tiene el mercado, desde la necesidad que tiene el cliente.

Es fácil entrar en el negocio de la última milla, pero es mucho más difícil mantenerlo en funcionamiento.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉