La gran renuncia, ¿Fenómeno temporal o tendencia global?

Newegg apunta a compradores de computadoras portátiles

Desde el 2021 uno de los efectos que ha tenido el COVID-19 en el trabajo, ha sido The Great Resignation o la gran renuncia en español. Este fenómeno que empezó en Estados Unidos ha llevado a millones de personas a renunciar a su trabajo o pensar en hacerlo y cambiar drásticamente de ámbito profesional.

La pandemia hizo que miles de trabajadores replantearan sus valores y planes de vida. Muchos priorizaron el tiempo con su familia y sus seres queridos, algunos decidieron seguir sus sueños y aspiraciones dejando los centros urbanos cambiándolos por una vida más tranquila, y otros decidieron dejar a sus empleadores después del trato que recibieron durante la pandemia. Muchos empleados han decidido contar sus historias sobre las condiciones que los empleadores exigieron durante uno de los momentos más difíciles de la humanidad.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Renuncia laboral

Según datos del Foro Económico Mundial, 4.4 millones de personas renunciaron a sus trabajos en Estados Unidos en septiembre del 2021. Las empresas y prestadores de servicios han tenido dificultad en llenar vacantes sobre todo en los sectores de la hospitalidad, salud y ventas.

Udemy realizó un estudio sobre las tendencias en el futuro del trabajo y encontró que nos ubicamos en un momento importante para replantear las habilidades necesarias para el éxito profesional. En este estudio se hace hincapié en la necesidad de reforzar las habilidades tácticas y técnicas, y presenta un replanteamiento en lo que llamamos habilidades blandas y las llamadas habilidades de poder, las que los líderes necesitan desarrollar para poder crear equipos ágiles y adaptables al mundo cambiante de hoy. La comunicación, colaboración y apertura a la cultura de cambio se han convertido en habilidades esenciales que los líderes deben de desarrollar al máximo.

Demanda de talentos

La retención de los empleados será crucial para el éxito de las organizaciones en el 2022 y las compañías deben asegurarse que sus empleados no solo seguirán en sus empresas, sino que continuarán desarrollando habilidades que generen resultados para sus negocios. Los procesos internos tendrán que ser más ágiles y transparentes en las organizaciones. Mientras la demanda de talento crece, las condiciones de los empleadores deberán adaptarse a los tiempos actuales para poder competir.

El primer trimestre del año traerá movimientos muy interesantes en los que veremos cambios en la fuerza laboral de las grandes empresas. La pregunta está en ¿qué veremos el resto del año? ¿veremos a más gente buscando trabajo y empleadores ofreciendo mejores condiciones? O seguiremos viendo a personas celebrando el desafiar a las grandes corporaciones uniéndose a la gran renuncia en busca de mejores oportunidades y calidad de vida.

Fuente: elfinanciero.com.mx


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉