Innovando para una formación integral

Axel Contreras

Axel Contreras-Director de Duoc UC sede Viña del Mar

La formación técnico profesional es una pieza clave para el sistema educacional de nuestro país. Según el último informe del Consejo Nacional de Educación (CED), el crecimiento de los Institutos Profesionales alcanzó un alza histórica, de un 4,9% en matrículas durante el 2022.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Si bien las cifras son muy positivas e indican que los jóvenes están buscando programas de estudios más cortos para integrarse rápidamente al mercado laboral, la educación TP todavía debe enfrentar diversos desafíos que impulsen su desarrollo, por ejemplo, en áreas de innovación y tecnología.

Además, la pandemia evidenció la relevancia y necesidad de que la educación a nivel global se sume a la transformación digital. Sin duda, no podemos ser indiferentes y desde nuestro rol debemos formar una generación que esté preparada para los cambios del mundo laboral.

En Duoc UC hemos fomentado un entorno de innovación y desarrollo de la investigación aplicada, a través de espacios de colaboración y vinculación con el ecosistema que permitan experiencias significativas para nuestros estudiantes.

Recientemente participamos en el Festival de Innovación y Futuro UC. Esta instancia permitió el acercamiento de los estudiantes a un entorno innovador y de desarrollo de soluciones creativas a diversas problemáticas. Por su parte, el Centro de Innovación y Transferencia Tecnológica (CITT) de la sede de Viña del Mar, ha liderado proyectos de innovación junto a docentes y estudiantes, tal como el guante de rehabilitación que mejora las condiciones de movilidad del “Proyecto Pomo” o el sensor “Eleamatic” que previene la caída de adultos mayores.

La tecnología ofrece oportunidades únicas para la enseñanza y debemos aprovecharlas. En nuestras aulas y talleres buscamos permanentemente implementar las tecnologías necesarias para el desarrollo de habilidades y competencias, que sean coherentes no solo a los requerimientos del mundo productivo, sino también a las problemáticas emergentes.

Nuestra identidad católica nos da la convicción de que la educación TP no solo debe aportar al desarrollo de la sociedad formando técnicos y profesionales para la fuerza laboral, sino también con una formación integral que impulse las capacidades individuales, el pensamiento reflexivo, la ética centrada en valores y una mente emprendedora. La construcción de una mejor sociedad se construye con la participación de todos quienes, de una u otra forma, cumplen un rol formativo.

Aunque la tecnología y la innovación son piezas esenciales para el desarrollo de habilidades de las futuras generaciones, la Educación Técnico Profesional es responsable también de una formación integral que permita el desarrollo personal y profesional de los estudiantes, que siempre deben estar al centro de nuestro quehacer.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉