¿Está Colombia lista para los nuevos cambios de la DIAN? 

¿Está Colombia lista para los nuevos cambios de la DIAN? 

Por: Fernando Parcerisas, director del área de Producto en Latinoamérica (Director of Product Management, LATAM).


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Según publica América Retail & Malls: En el umbral del año 2024, el país se sumerge en una etapa de transformación, impulsada por los cambios propuestos en la Resolución 000008 con fecha de 31 de enero, por la cual se modifica el artículo 23 y parcialmente el parágrafo del artículo 62 de la Resolución 000165 de 2023. Este período no solo se limita a ser un capítulo fiscal, sino que se configura como un análisis donde las empresas, particularmente en el sector del retail, se ven confrontadas con desafíos y oportunidades. Incluso, con la inminencia de cierres temporales de establecimientos como consecuencia de errores en la facturación electrónica, surge una interrogante crucial: ¿Está Colombia verdaderamente preparada para la facturación electrónica del 2024? Este cuestionamiento adquiere una relevancia crítica al considerar la experiencia de otros países, planteando la necesidad inminente de una respuesta adecuada.

En este contexto, la DIAN asume el papel de guía, trazando un calendario para la implementación del tiquete de máquina registradora y categorizando a los contribuyentes como capítulos que marcan diferentes fechas. No obstante, este cronograma no se reduce a una simple lista de plazos; más bien, se convierte en una competición contrarreloj, una odisea donde las empresas deben ajustarse velozmente para eludir sanciones severas.

Estas sanciones, en su esencia, no son simples castigos, sino llamados a la transparencia y al respeto de un riguroso debido proceso. Desde la visita de control hasta el fallo del recurso, la DIAN sigue un protocolo establecido, tejiendo una narrativa donde la evidencia y los tiempos legales son los hilos conductores que guían las decisiones. 

Entre los desafíos emergentes, la implementación de la Resolución se erige como un punto de giro, un momento donde las empresas pueden abrazar la factura electrónica no solo como una obligación, sino como una oportunidad para mejorar la eficiencia operativa y fortalecer la transparencia fiscal.

La planificación estratégica se presenta como la llave maestra para el éxito empresarial, donde la colaboración activa con la DIAN se convierte en el pacto necesario. Comprender los plazos establecidos en la Resolución como límites que exigen adaptación proactiva es crucial. La adopción de tecnologías y sistemas no solo es una inversión en la legalidad, sino en la eficiencia y la integridad del negocio.

A medida que avanzamos, las obligaciones tributarias, la factura electrónica y la transformación fiscal se entrelazan en un argumento donde la innovación y la transparencia deben ser las brújulas que guíen a las empresas.

No obstante, la advertencia de la DIAN sobre errores en la facturación electrónica amplía la trama hacia nuevos desafíos. La transición se convierte en un terreno complejo, especialmente para las pequeñas y medianas empresas, que podrían estar luchando para mantenerse al día con los procedimientos.

Las sanciones económicas y los cierres temporales de establecimientos, consecuencia de errores en la facturación electrónica, generan suspenso sobre la estabilidad financiera de las empresas. En esta situación fiscal, solicitar datos que no son esenciales en el proceso de facturación se convierte en un problema extra. Esto no solo complica la administración, sino que también plantea dilemas éticos que podrían impactar la confianza de los consumidores.

En medio de esta complejidad, la necesidad de utilizar software adecuado destaca la importancia de la inversión en tecnología. Los proveedores tecnológicos se convierten en aliados estratégicos, ofreciendo soluciones para apoyar a las empresas en su adaptación a la nueva normativa. La experiencia de estos es clave para apoyar a las empresas en este proceso que deben llevar a cabo.

Es importante destacar que la implementación de la factura electrónica en Colombia no solo representa un desafío considerable para las empresas, sino también una travesía cargada de oportunidades para la modernización y la eficiencia a largo plazo. Este proceso requiere un respaldo crucial por parte del gobierno, no sólo en términos de educación, sino también en asistencia tecnológica, asegurando así una transición exitosa que beneficie a todos los actores involucrados en este escenario fiscal colombiano.

Ahora, nos enfrentamos a la pregunta que perdura en el aire: ¿Está el país preparado para los desafíos y oportunidades que la factura electrónica trae consigo en el 2024? La respuesta es un sí rotundo. La obligatoriedad de este cambio ya ha sido experimentada por otros países, y en este contexto, todas las empresas están destinadas a estar preparadas. La clave reside en la adaptación proactiva, la innovación tecnológica y la colaboración estrecha con la DIAN. Ser proactivo no solo implica cumplir con la obligación, sino también prepararse de manera eficiente, lo que puede hacer que este proceso sea menos costoso y riesgoso. Cada empresa, como protagonista de este escenario, se encuentra ante la decisión crucial de ser arquitecto de su propio destino fiscal.

Esta nota salió primero en América Retail & Malls

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉