Desbloquear el crecimiento a través de la democratización de la data

Francisco Rojas

Por Francisco Rojas, Director Ejecutivo de Applied Intelligence de Accenture Chile

La disrupción del último año ha demostrado que los líderes necesitan tomar decisiones en tiempo real para adelantarse a la competencia. A menudo tienen los datos para hacerlo, y el 75% de las empresas líderes sostuvo en un estudio reciente de Accenture está utilizando los conocimientos de los datos para adaptar su modelo operativo para cumplir con las cambiantes prioridades estratégicas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Pero ¿se están moviendo con la suficiente rapidez? Parece que muchas no lo hacen. El 63% de los ejecutivos ha citado la lentitud en la toma de decisiones como un obstáculo para la agilidad.

El impacto de la pandemia ha reconfigurado fundamentalmente los mercados y ha cambiado los comportamientos de los consumidores. En este entorno, la agilidad y la resiliencia de la organización son más importantes que nunca.

Esto significa capacitar a los colaboradores para tomar decisiones empresariales críticas utilizando datos en tiempo real. Significa dar a los empleados más autonomía y responsabilidad por los resultados y eliminar las capas de aprobaciones centrales que consumen mucho tiempo. Se trata de un cambio de mentalidad, de estar en deuda con las aprobaciones de la dirección central a estar en deuda con los datos y el cliente.

Esta idea está ganando adeptos: el informe Business Futures de Accenture descubrió que el 71% de los ejecutivos del C-Level ya ha descentralizado o está planeando descentralizar la toma de decisiones. Si la localización de las decisiones y la liberación de la autoridad de decisión centralizada suena aterradora, recuerde que muchas decisiones que antes requerían aprobaciones ahora no sólo se delegan o localizan, sino que están completamente automatizadas. Muchas empresas ya utilizan el análisis predictivo para prever las ventas, evaluar las limitaciones de la cadena de suministro y ordenar el inventario. No es de extrañar, pues, que el 88% de los ejecutivos encuestados coincida en que el uso de más conjuntos de datos prospectivos y enfoques analíticos para predecir mejor los acontecimientos futuros será fundamental para su éxito.

Al igual que con estas decisiones automatizadas, la clave para gestionar el riesgo de eliminar las aprobaciones centralizadas son los datos y la analítica.

El éxito de la descentralización es un delicado acto de equilibrio. Debe hacerse de forma controlada, de manera que se potencie a los extremos de la organización, pero manteniendo al mismo tiempo líneas claras de comunicación y coordinación con el centro. Esto es necesario para garantizar la coherencia con la estrategia, el propósito y los valores de la empresa: una democratización exitosa de las decisiones requiere saber dónde y cómo delegar el control.

Para comenzar el viaje de la democratización de data, es aconsejable tener cuatro elementos clave en cuenta. El primero es construir la columna vertebral. Las empresas tienen muchos datos, pero para obtener la máxima ventaja deben ir más allá de sus cuatro paredes. Ahora, la toma de decisiones depende menos de los datos históricos y más de los datos externos tradicionales y no tradicionales. Combinados, alimentan la analítica predictiva y prescriptiva necesaria para potenciar las decisiones.

En segundo lugar, es importante centralizar los datos para tomar decisiones distribuidas. Los datos y la analítica deben ser accesibles en toda la empresa para permitir la toma de decisiones distribuida. Actualmente, gran parte de las empresas no cuenta con las herramientas analíticas y los modelos predictivos para anticipar las necesidades de las personas durante el cambio.

Establecer una base sólida de datos y análisis es especialmente importante para las organizaciones menos maduras. Es necesario definir el modelo operativo de datos y análisis y considerar la posibilidad de crear un núcleo centralizado para integrar los datos, gobernar la gestión de los mismos y crear habilidades y modelos analíticos avanzados.

En tercer lugar, es necesario dirigir desde arriba hacia abajo para dirigir desde abajo hacia arriba. No es una paradoja: la toma de decisiones federada comienza en la cima. Los líderes deben sentirse cómodos confiando a los trabajadores los datos para que tomen decisiones y actúen. El cambio cultural para que el centro ceda los derechos de decisión a los extremos es difícil, pero necesario.

Finalmente, es necesario fomentar las habilidades de vanguardia para tomar decisiones de vanguardia. Las personas necesitan las habilidades y capacidades de datos adecuadas para tomar decisiones localizadas. Esto no significa contratar científicos de datos en todos los departamentos o enseñar a todo el mundo a codificar en Python, sino aumentar los conocimientos de los datos para que  los colaboradores puedan comprender mejor, hacer pruebas de presión y actuar sobre los resultados de los análisis.

La toma de decisiones en los extremos no sólo da lugar a decisiones más rápidas que pueden suponer la diferencia entre una oportunidad capturada o perdida, sino que puede impulsar decisiones mejores. Al centrarse en lo que los clientes quieren y necesitan, y no en las jerarquías internas, las organizaciones pueden crear soluciones más específicas y rentables.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉