Claudia Pichuante: Tres pasos clave para forjar el futuro del trabajo

Cuando miramos hacia el futuro post-pandémico, el futuro del trabajo ya no es una realidad definida, con demarcaciones claras, ya sea en el ámbito digital, físico o humano. Es más bien un entorno de constante cambio, que puede depender de una serie de factores. En este contexto, las empresas deben moverse con agilidad y flexibilidad, centrándose en adoptar el cambio con facilidad. Se trata de avanzar hacia una cultura que impulse el empoderamiento de las personas, al tiempo que responde a las necesidades y deseos de sus colaboradores.

En este nuevo contexto, hay tres pasos que todas las empresas pueden seguir para iniciar este viaje hacia el futuro del trabajo. Primero, adoptar activamente nuevas formas de trabajar cuando el modelo operativo cambia. La pandemia puede ser una de las fuerzas recientes y más importantes que impulsan el cambio en los modelos operativos de las empresas, pero no es nueva ni la única. Seguirán surgiendo motores de cambio en el futuro y las organizaciones deberán ser ágiles para transformarse de forma eficiente. Para esto es clave estar atento a los cambios del mercado y usar la data para prever y prepararse para potenciales disrupciones.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Futuro del trabajo

El segundo paso clave es ser flexibles y creativos para resolver los requisitos empresariales de siempre en nuevas circunstancias. Para esto es fundamental impulsar una cultura de innovación y colaboración al interior de las empresas, en un intercambio continuo con los colaboradores para alcanzar un ambiente laboral de calidad y, por lo tanto, mejores resultados de negocio. Hoy las personas quieren poder decidir cómo y dónde trabajar y espacios de trabajo horizontales. La pandemia podría ser el fin de las jerarquías en el ámbito laboral.

Finalmente, las organizaciones deben utilizar la data para evaluar las necesidades y los sentimientos de los trabajadores en tiempo real. La analítica puede proporcionar datos sobre el sentimiento actual de las personas (por ejemplo, mediante encuestas de pulso), o bien información sobre cómo diseñar, seguir y medir el éxito de los cambios a largo plazo, construidos con la ayuda de la ciencia del comportamiento. Esta información permite a las empresas impulsar una experiencia del colaborador de calidad, ya que permite personalizar el cuidado que entrega la organización a cada colaborador.

A medida que las empresas se centran más en los resultados y en capacitar de forma continua a su gente, en lugar de mantener demarcaciones y límites rígidos sobre cómo y dónde se realiza el trabajo, fomentarán el desarrollo de una fuerza laboral que puede ser productiva en cualquier lugar. Este cambio de mentalidad será un importante factor de diferenciación para atraer y retener el talento en 2022 y los próximos años.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉