Omnicanalidad: Llegaron los alimentos creados por algoritmos de inteligencia artificial

La startup chilena NotCo lanzó en al país una mayonesa sin huevo diseñada por un software. Y ya hay empresas que utilizan la tecnología para formular sus nuevos sabores y aromas.

Que la inteligencia artificial (IA)

Está modificando la sociedad ya no es novedad: dictarle un email al smartphone, automóviles sin conductor o drones de combate que eligen un blanco y disparan sin orden de comandante ya son comunes. La novedad es que, en laboratorios y empresas, ya se usan técnicas computacionales de Machine Learning y Big Data para crear nuevos –y recrear viejos– alimentos utilizando ingredientes absolutamente novedosos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Por ejemplo, una startup chilena acaba de presentar en la Argentina una mayonesa que ostenta el mismo sabor, olor, color y textura que la tradicional pero es apta para veganos. “Está fabricada con ingredientes como aceite de canola, garbanzos, lupines, semillas de mostaza, vinagre de uva, limón, sal, azúcar rubia, pimienta blanca y ajo. Y no tiene lactosa, gluten, colesterol, huevos ni soja”, le dijo a PERFIL Matías Muchnick, cofundador de NotCo, la compañía que se especializa en desarrollar alimentos tradicionales utilizando únicamente materia prima vegetal por medio de un software de IA desarrollado por sus técnicos.

“Tradicionalmente la industria alimentaría crea nuevos productos combinando el trabajo de ingenieros en alimentos, nutricionistas y chefs que suman sus habilidades para, por ejemplo, crear un yogur, una sopa o un alfajor. Y básicamente lo hacen recurriendo a su intuición y experiencia y probando el resultado por medio de degustaciones hechas por paneles de consumidores que dan su veredicto”, resumió Martín Piña, director de la carrera de Ingeniería en Alimentos en la UADE.

Pero el uso de inteligencia artificial abre otras posibilidades. “Recurrir a la IA en alimentación permite pensar en forma original. Si una empresa quiere desarrollar un nuevo sabor para una salsa italiana, sus chefs seguramente tenderán a probar combinando ingredientes como orégano y albahaca. En cambio un algoritmo podría proponer recurrir al comino”, le ejemplificó a PERFIL – desde EE.UU.– el doctor Robin Lougee, investigador de IBM especializado en el rubro de Agricultura y Productos para Consumidores. “Con esta herramienta que complementa la creatividad de las personas, es posible diseñar, incluso, nuevos sabores. En EE.UU. ya hay empresas que lanzaron condimentos totalmente originales con combinaciones sugeridas por una plataforma de investigación digital”, agregó.

Lea más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉