¿Qué le sucede al cerebro cuando no dormimos?

Hombre con una franela blanca durmiendo abrazado a su almohada

La falta de sueño nos vuelve malhumorados e irritables, pero afecta funciones cerebrales como la memoria y la toma de decisiones. También nos vuelve más susceptibles a las infecciones.

El sueño es una necesidad biológica primaria, algo indispensable para la vida de animales y humanos, como la comida y el agua. Pero ¿Por qué a muchas personas les cuesta tanto dormir?

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Un estudio, publicado en 2009, mostró que la privación del sueño altera las conexiones funcionales entre la corteza prefrontal y los centros de procesamiento de recompensas y emociones del cerebro, lo que afecta las llamadas funciones ejecutivas.

Como resultado, nos volvemos hipersensibles a los estímulos gratificantes, nuestras respuestas emocionales aumentan y comenzamos a actuar irracionalmente.

El sueño protege nuestro cerebro

Una buena higiene del sueño es un pilar del estilo de vida neuroprotector, y existe evidencia convincente de que mejorar el sueño puede tener enormes beneficios para el bienestar general.

Más de 7500 estudiantes universitarios participaron en un estudio que mostró que la terapia cognitiva conductual digital para el insomnio no solo mejoró el sueño de los participantes, sino que también redujo el nivel de alteraciones psicológicas que experimentaban.

«Ahora podemos pensar en el sueño como un objetivo terapéutico», dice el coautor del estudio Russell Foster, director del Instituto de Neurociencia Circadiana y del Sueño de la Universidad de Oxford.

Causas de la falta de sueño

El sitio de la Clínica Neurociencias y Rehabilitación destaca que la falta de sueño no se identifica como una patología sino como una consecuencia.

El estrés y las preocupaciones son uno de los principales causantes del insomnio, según el referido sitio.

Las causas de la dificultad para dormir pueden muchas y de diferentes tipos. Por ejemplo la alta exposición a estímulos visuales en la noche puede inhibir el «aterrizaje del cerebro».

El Ministerio de Salud de Perú notó un aumento de casos de insomnio a causa de la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, muchas personas siguen siendo en gran parte inconscientes de la importancia del sueño.

¿Nos estamos volviendo una sociedad que no duerme?

Es curioso cómo se ha romantizado la idea de que ciudades como Nueva York o Las Vegas, son las “ciudades que nunca duermen”

Pero ese eslogan podría ser un reflejo de una preocupante realidad.

Algunos expertos argumentan que vivimos en una sociedad privada de sueño, en la que grandes sectores de la población no descansan lo suficiente o tienen patrones de sueño poco saludables.

Esto incluye tanto a los trabajadores por turnos con horarios irregulares.

La industria de las telecomunicaciones se ha caracterizado por fomentar trabajos en horarios nocturnos que, considerando las consecuencias de la falta de sueño, algunos especialistas han catalogado como cancerígenos.

Pero los niños también empiezan su jornada de estudios alrededor de las 7:00 a.m., para lo cuál debieron finalizar su sueño alrededor de las 5:30 a.m.

El sueño juega un papel importante en el aprendizaje

Hasta la fecha no han habido muchos estudios sobre los efectos de la falta de sueño en los niños. Pero futuras investigaciones podrían revelar las consecuencias de no dormir desde temprana edad.

El sueño es una necesidad biológica primaria. La persona promedio pasa 25 años, o un tercio de su vida, en este estado inconsciente y altamente vulnerable; y, sin embargo, la función precisa del sueño se nos escapa.

Las últimas dos décadas han visto grandes avances en nuestra comprensión.

Ahora sabemos que el sueño juega un papel importante en el aprendizaje y la memoria, ya que los patrones de actividad cerebral asociados con la información recién adquirida se «reproducen» durante ciertas etapas del sueño para consolidarla.

El sueño es vital para mantener una buena salud general del cerebro y los períodos prolongados de privación del sueño pueden tener graves consecuencias.

Falta de sueño: asociada con enfermedades neurodegenerativas 

Un reciente estudio muestra que solo una noche de privación del sueño da como resultado la acumulación en el cerebro de una proteína implicada en el Alzheimer, lo que destaca una vez más la importancia de una buena higiene del sueño para la salud del cerebro.

La falta de sueño también se asocia a trastornos psiquiátricos, por lo que es probable que mantener una buena higiene del sueño reduzca el riesgo de desarrollar tales afecciones

Nuestro cerebro “saca la basura” durante el sueño

El cerebro realiza la mayor parte de sus tareas domésticas mientras dormimos, y una tarea doméstica en particular, la eliminación de desechos, parece ser muy sensible a la falta de sueño.

Nuestro cerebro elimina sus desechos a través del sistema glinfático, que consiste en una red de vasos que corre junto a los vasos sanguíneos en el cuero cabelludo y drena el líquido cefalorraquídeo lleno de desechos del órgano.

Los productos de desecho eliminados por este sistema incluyen grupos insolubles de proteínas mal plegadas que se depositan en el cerebro; estos ocurren como parte normal del proceso de envejecimiento y también en enfermedades neurodegenerativas.

La enfermedad de Alzheimer, por ejemplo, está asociada con el depósito de dos de estas proteínas: beta-amiloide, que se agrega para formar placas alrededor de las células cerebrales, y tau, que forma marañas dentro de ellas.

Todos hemos tenido noches de insomnio o tarde, y la mayoría de nosotros probablemente consideramos que esto es completamente inofensivo, aunque sabemos por experiencia que perder el sueño tiene efectos dramáticos en nuestras habilidades mentales y bienestar.

¿Cómo dormir mejor y proteger nuestro cerebro?

El sitio de la Pontificia Universidad Católica de Perú lista algunas recomendaciones para dormir mejor:

  1. Procura acostarte y levantarte siempre a la misma hora
  2. Evita tomar bebidas energizantes
  3. Procura comer poco en la cena
  4. Vamos a hacer deporte…pero mejor en la mañana
  5. Que tus siestas duren entre 20 y 30 minutos
  6. La cama es para dormir, no para trabajar ni comer
  7. Controla la temperatura en tu habitación
  8. Limita el uso de dispositivos electrónicos cuando vayas a dormir

Si bien el insomnio es más difícil de combatir de lo que parece, estar conscientes de la necesidad de cultivar buenos hábitos de sueño y una higiene del sueño es un buen primer paso para lograr dormir mejor.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉