Neuromarketing: ¿Por qué la gente muy amable es molesta?

Conversación

Existe una razón irracional e inconsciente a porqué la gente ‘demasiado amable’ genera enojo, resentimiento y molestia a otras personas. Aquí te la explicamos.

“¡Buenos días! ¡Bienvenido! ¿Puedo ayudarte con algo? ¿Qué te ofrezco, de qué tienes ganas hoy, qué se te antoja? ¿Un cafecito, un té, un vasito de agua? ¡Pásate! No te quedes parado. ¿Te gusta esta mesa? ¿La silla está bien? No dudes en llamarme para que te sientas más cómodo”. Después de tantos ofrecimientos, la persona parece ser ‘demasiado gentil’, y más bien, incomoda a los demás.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Este fenómeno no es nuevo. Por el contrario, cuando la gente se ve ‘demasiado amable’, moralmente correcta y quizás muy caritativa, tiende a irritar a los otros. David Robson, corresponsal de salud mental para la BBC, investigó esta problemática social desde el punto de vista clínico. Esto fue lo que encontró.

Los beneficios ‘egoístas’ de la amabilidad

Robson tenía la hipótesis de que los actos de la gente ‘demasiado amable’ generan sospecha. De entrada, cuando una persona no muestra cierta distancia ante los demás, la reacción inmediata de los seres humanos es sentir sospecha. Especialmente cuando la generosidad o amabilidad se siente exagerada o fuera de contexto.

Según él, para entender este comportamiento irracional, es necesario analizar el origen del altruismo desde el punto de vista evolutivo:

“Según la psicología evolutiva”, explica Robson”, los comportamientos humanos programados deberían haber evolucionado para mejorar nuestra supervivencia y nuestra capacidad para transmitir nuestros genes a otra generación”.

Tal fue el caso del altruismo y la generosidad, según el corresponsal. En un principio, los actos de generosidad, calidez y amabilidad estaban pensados para fomentar relaciones sólidas dentro del grupo. Con el tiempo, esto “ayuda a construir capital social y estatus“, que a su vez, produce beneficios individuales, como ganar poder o protagonismo entre la comunidad.

Los beneficios ‘egoístas’ del altruismo —aunque resulte paradójico— no se limitan al poder. Visto desde otro punto de vista, generar lazos de apoyo “está relacionado con el éxito reproductivo“, según explica Nichola Raihani, profesora de evolución y comportamiento en el University College de Londres.

Un sentido de competencia inconsciente

Con todo esto, escribe Robson, cuando la gente es demasiado amable con nosotros, una señal de alarma inconsciente se enciende. Esto es así porque, sin saberlo, estas dinámicas pueden generar un sentido de competencia, o de que la otra persona está intentando manipularnos:

Con todo esto, escribe Robson, cuando la gente es demasiado amable con nosotros, una señal de alarma inconsciente se enciende. Esto es así porque, sin saberlo, estas dinámicas pueden generar un sentido de competencia, o de que la otra persona está intentando manipularnos:

“[…] lo que significa que siempre estamos alertas a la posibilidad de que otras personas se aproveche de nosotros, incluso si están logrando su estatus a través del altruismo. Estaremos especialmente resentidos si pensamos que la otra persona solo estaba buscando esos beneficios de reputación, en lugar de actuar por un interés genuino en los demás, ya que puede sugerir una personalidad astuta y manipuladora en general”.

Por esta razón, dice el experto, la generosidad y amabilidad deben de balancearse con cuidado. Aunque la intención sea originalmente buena, ir un poco más allá puede mandar mensajes equivocados a los demás. Lo que es más: puede estar generando resentimiento en personas cercanas, y alejar a los desconocidos con los que se está intentando tener una atención.

De cualquier manera, Robson insta a sus lectores a cuestionarse cuáles son las motivaciones que les llevan a ser ‘demasiado amables’. Aunque no exista evidencia que sugiera contundentemente que sus actos de generosidad son ‘egoístas’, vale la pena reconocer “que nuestras intuiciones poco caritativas pueden ser alimentadas por nuestros propios temores de perder el estatus“, concluye.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉