Neuromarketing: Los efectos del ejercicio en el cerebro

Mujer corriendo en atardecer

Continuamente escuchamos lo beneficioso que es hacer ejercicio para la salud, pero, ¿lo creemos de verdad? Lo cierto es que no se trata de un cliché sino de algo bien cierto. El deporte no solo nos hace sentirnos y vernos mejor, sino que ayuda en otras áreas: estudios de todo el mundo y durante varias décadas han demostrado que el ejercicio regular puede mejorar la memoria, el estado de ánimo, el funcionamiento cognitivo y las capacidades de aprendizaje.

Pero si aún estás vago y no te convences del todo, aquí van otros beneficios que el deporte rutinario puede producir en tu cuerpo, para que vayas convenciéndote.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El ejercicio carga tu cerebro

Cuando haces ejercicio, el cerebro se encarga de secretar una sustancia llamada BDNF, que produce neuronas nuevas en el cerebro, principalmente en la región del hipocampo. Este, a su vez, interviene en varias funciones superiores como el aprendizaje o la memoria, por lo que agregar nuevas neuronas en esta región siempre es beneficioso. Siempre es buena idea, por tanto, sacar un rato para hacer ejercicio, aunque sea de cara al futuro.

Y da felicidad

También aumenta la cantidad de endorfinas y neurotransmisores que se liberan en el cerebro (serotonina, dopamina y noradrenalina). Se sabe que estos productos químicos aceleran el procesamiento de la información y nos hacen sentir mejor. Cuando se liberan, se hiperestimula la mente, lo que permite un aumento en el foco de atención y el tiempo de reacción durante al menos dos horas. ¿Conclusión? Si tienes alguna tarea mental que te suponga un desafío, el momento óptimo para realzarla es dos horas después de entrenar. No solo te dará felicidad, también le das al cerebro la oportunidad de eliminar la hormona cortisol (relacionada con el estrés). Los estudios han demostrado que tan solo una hora a la semana puede disminuir el riesgo de depresión.

Aumenta el flujo sanguíneo

A medida que aumentas la frecuencia cardíaca durante el ejercicio, también aumenta el flujo sanguíneo al cerebro. Esto conduce a un mayor crecimiento de los vasos sanguíneos en áreas del cerebro asociadas con el pensamiento racional, así como con el desempeño social, físico e intelectual. El yoga y similares son particularmente buenos para mejorar la circulación hacia tu cerebro.

Fortalece los lazos

Pues sí. Informa Eva Ritvo en ‘Psychology Today‘ que «la oxitocina (apodada la hormona del amor) se libera cuando tocamos a alguien. Bailar o trabajar con un entrenador es una excelente manera de obtener este beneficio adicional. Después de estar aislados durante la pandemia, hacer ejercicio con alguien a quien quieras puede suponer un gran alivio».

Puede ayudarte a tener hijos más inteligentes

Lo que lees. Algunos estudios han demostrado que los bebés de madres que hacían ejercicio con regularidad durante el embarazo se desempeñaron mejor a los 5 años en las pruebas de inteligencia general y en las habilidades del lenguaje oral. Otros, descubrieron aumentos en las pruebas de matemáticas y lenguaje. Y un grupo de investigación pudo demostrar que tres meses de ejercicio regular cambiaron el ADN de los espermatozoides de los hombres en los genes asociados con la esquizofrenia, la enfermedad de Parkinson y otros trastornos cerebrales, reduciendo la probabilidad de que estas enfermedades se manifiesten en su descendencia.

«Retrasa el tiempo»

Se ha demostrado que el ejercicio regular contrarresta enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson, así como el deterioro mental y la atrofia relacionados con la edad. Dado que estas enfermedades son cada vez más comunes a medida que nuestra población envejece y solo hay tratamientos limitados disponibles, la prevención sigue siendo nuestra mejor defensa.

Te ayuda a ir a tu ritmo

También refuerzan el sistema de defensa antioxidante del cuerpo (aunque hay un ‘pero’: se ha demostrado que el ejercicio extremo interrumpe una serie de procesos metabólicos y fisiológicos, y tales extremos pueden conducir a un deterioro del rendimiento cognitivo). El oxígeno se metaboliza rápidamente durante el esfuerzo físico y su subproducto puede provocar daño oxidativo y un aumento de la mortalidad celular si se libera en exceso. Entonces, si bien se ha demostrado que cantidades moderadas de ejercicio tienen beneficios sustanciales, demasiado de algo quizá entrañe algunos riesgos.

No se necesita mucho

Se ha demostrado que tan solo 30 minutos, tres días a la semana, mejora el funcionamiento del cerebro. Y no tengas miedo de probar algo nuevo. Nuestros cerebros se desarrollarán más si los desafiamos. Para obtener los mayores beneficios para la salud de la actividad física, los adultos necesitan al menos 150 a 300 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada, como caminar o bailar rápido, cada semana, así como de fortalecimiento muscular, como levantar pesas o hacer flexiones, al menos dos días a la semana. Además, los estudios han descubierto que hacer ejercicio en la naturaleza tiene el beneficio adicional de ayudarnos a ganar perspectiva y a sentirnos más tranquilos.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉