Neuromarketing en el mundo post-Covid

neuromarketing cerebro

¿Alguna vez te has preguntado cómo es que la publicidad que utilizan tus empresas favoritas logran captar más rápido tu atención? ¿O cómo es que te sientes tan identificado con su mensaje? Una palabra: neuromarketing.

Profesora del Tec de Monterrey campus San Luis Potosí y máster en neuromarketing por parte de la Universidad Nacional Internacional de la Rioja, Dafne Astrid, explica para CONECTA la evolución de la aplicación del neuromarketing en un mundo post-COVID.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Antes de la pandemia ya existía el perfil del consumidor «superexigente», pero los expertos han notado un cambio en el comportamiento, en el que el consumidor deja de lado la razón para guiarse por la emocionalidad.

Por ello, las empresas se han visto en la necesidad de hacer un cambio en sus prácticas de marketing tradicional. Antes el uso del neuromarketing era utilizado solo como complemento al momento de hacer una investigación de mercado.

Ahora esta ciencia ha pasado a primer plano para obtener aquellos insights importantes que marquen la diferencia para el consumidor.

La tristeza “pandémica” y los nuevos hábitos de consumo

El neuromarketing se traduce como el uso de los conocimientos teóricos y prácticos de la neurociencia, aplicados a la investigación de mercado tradicional, en el que se utiliza tanto información verbal como no verbal del consumidor para obtener una mayor certeza de los resultados obtenidos.

“Muchas personas ven al neuromarketing como algo que suple a las prácticas tradicionales, pero es un complemento que ayuda a disminuir el sesgo de una investigación tradicional”, explica la EXATEC de Mercadotecnia por parte de campus Toluca.

Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, se han observado nuevos patrones de compra y consumo a lo largo de todo el mundo, especialmente se incrementó la tendencia de la compras online y la navegación por internet. 

Sin embargo, la rápida propagación del COVID-19, abrió paso a que los consumidores incrementaran su interés por adquirir productos benéficos para su salud.

Como lo son aquellos que ofrecen opciones veganas, reducidos en grasa, orgánicos y sin azúcar, que les ayudarán a llevar un estilo de vida más saludable.

“La pandemia ha hecho a un consumidor más introspectivo y consciente. La gente se empezó a interesar en aquellas empresas que resaltaban cómo es que su producto les iba a ayudar a mejorar su estado de salud actual, su sistema inmune”, resalta Dafne.

En cuanto a los cambios psicológicos, se han ido a la alza los casos de una “depresión” o “tristeza” provocada por la pandemia, debido a la falta de estímulos sociales que recibimos del exterior, lo cual se traduce a hábitos más conservadores y discretos.

“Es cuestión de salud mental, no solo hay tristeza, es incremento de ansiedad, estrés, depresión, un acumulo de muchas cosas que pasan por la mente del consumidor”, expresa.

Los más chicos, los más afectados 

Cuando se trata de neurociencia, el cerebro juega parte fundamental para el análisis conductual de las personas, y la socialización es una de las cuestiones más importantes para el desarrollo del mismo.

En el cerebro humano se encuentra una estructura en forma de almendra, llamada amígdala, la cual forma parte del sistema límbico.

Esta tiene la función principal de procesar y almacenar las reacciones emocionales, fundamentales para la supervivencia del  individuo.

“Gracias a ella aprendes la empatía, a controlar tus emociones, a distinguir cuando te puedes poner a llorar y cuando debes mantener la compostura”, añade.

Sin embargo, la experta del Tec en San luis menciona que donde se podrá ver un mayor y perjudicial impacto en el sistema sensorial,  es en la generación de los más pequeños, desde bebés recién nacidos hasta niños de 10-12 años que se han desarrollado en un ambiente de pandemia. 

“Será interesante en unos años ver cuales son los cambios que van a tener los más chicos, socialmente hablando, los primeros años de la vida forjan nuestro comportamiento, ellos no estarán acostumbrados a recibir estímulos sensoriales”, puntualiza.

El futuro del neuromarketing, de la mano con el Metaverso 

Cada vez son más las empresas que buscan usar la neurociencia, la profesora del Tec SLP explica que desde antes de la pandemia, ya se notaba un crecimiento importante en la rama del neuromarketing debido a la emocionalidad de los consumidores. 

“La gente cada vez es más consciente de que somos seres que se dejan llevar por emociones y no somos 100% raciones; no puedes medir emociones con estrategias de mercado tradicionales”, explica.

Además, gracias a la llegada del Metaverso, y la incorporación de la realidad virtual como un estilo de vida, en los próximos 5 años, podríamos estar experimentando el auge del neuromarketing sensorial y experiencial, logrando así procesos de compra mucho más satisfactorios.

Esto apenas va comenzando”, finaliza la experta.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉