Neuromarketing: Cómo comprender mejor el comportamiento del consumidor

neuromarketing-estrés laboral

El neuromarketing le ayuda a saber cómo tomar atajos y estimular rápidamente las decisiones

¿Cómo entender los efectos del neuromarketing en las acciones en las que se inserta y evaluar los beneficios que esta ciencia incorpora en la relación entre marcas y consumidores? Las ventajas son muchas y muy efectivas.

Cuando se aplica, el neuromarketing, un campo de estudio de marketing reciente que profundiza en la esencia del comportamiento del consumidor, ayuda a crear una conexión emocional con el cliente, la llamada afectividad que une a ambos. También es la persona que colabora para generar interés en una compra, fomenta la construcción de confianza y continuidad en las relaciones, ayuda en el desarrollo de la sinergia con las personas a través de la identificación, da pleno apoyo a temas orientados a la acción, con pequeña interferencia en la toma. toma de decisiones y activa el inconsciente de las personas. Además de todo esto, trabaja en las relaciones sensoriales, incluyendo mejoras en los textos, estímulos visuales y el uso de otros sentidos para contribuir a la toma de decisiones.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Otro punto revelador de este modelo es la efectividad que inserta en las piezas de comunicación, con un enfoque en llamar la atención y generar interés en medio de tantos estímulos; al hacerlo, ayuda a generar relevancia en medio del impacto mediático masivo que existe en la actualidad.

El neuromarketing le ayuda a saber cómo tomar atajos y estimular rápidamente las decisiones. No solo ayuda a los consumidores, sino que también ayuda a las marcas a comprender cómo pueden influir mejor en las compras de sus consumidores.

Es un mecanismo para acelerar la forma en que el marketing funciona tanto en el inconsciente como en nuestro consciente. Entre el 85% y el 95% de nuestros comportamientos y decisiones son inconscientes, ya que es la parte del cerebro que nos ayuda a decidir más rápido.

Cuando entendemos las tendencias de comportamiento, podemos corregirnos al analizar los datos, sin distorsionar la realidad. En otras palabras, la neurociencia ayuda a comprender qué hay detrás de la evidencia, no solo la lectura de los datos en sí. Esta mirada en profundidad respalda la capacidad del tomador de decisiones comerciales.

 

El uso de técnicas de empuje en el recorrido del consumidor, un término popular en la economía del comportamiento, también actúa como una válvula impulsora en la toma de decisiones e influye en el proceso de compra. Se utilizan para fomentar la elección del consumidor y mejorar los procesos, tanto en puntos de venta físicos como en medios digitales. Y aquí refuerzo la no interpretación de que el codazo actúa como una forma de manipulación.

Un empujón es cualquier aspecto de la arquitectura de elección que cambia el comportamiento de las personas de una manera predecible, sin prohibir ninguna opción o alterar significativamente sus incentivos económicos. Para que cuente como un simple empujón, la intervención debe ser fácil y rentable de evitar. Los empujones no son mandatos. Colocar la fruta a la altura de los ojos es como darle un codazo y valorar el eje a resaltar.

La investigación es ciertamente de gran valor en el proceso. Apoyan a quienes ya tienen una estrategia y un recorrido definidos, pero necesitan apoyo para influir en este consumidor, ofreciendo más comodidad y precisión en su elección. Se trata de tomar cada punto de contacto en el negocio y probarlo en investigaciones neurocientíficas, analizando datos complejos sobre el comportamiento y cómo las acciones influyen en el cerebro de las personas.

Un ejemplo de investigación neurocientífica es el uso del electroencefalograma, que ayuda a comprender cuándo hay más tensión para una persona, considera su carga cognitiva, señala momentos de construcción de razonamientos y en general evalúa la reacción del cuerpo ante determinadas situaciones, desentrañando el inconsciente.

 

Es posible aplicar el neuromarketing sin necesidad de invertir masivamente en esta técnica. Hay que desmitificar que esta ciencia es algo lejano, costoso o difícil. Las tecnologías están surgiendo todo el tiempo para facilitar estos estudios y hacer que todo sea más fluido y accesible.

Existen tecnologías accesibles, como las cámaras inteligentes, para mapear no solo el perfil de quienes pasan por algún estímulo en un punto de venta, sino también para evaluar la atención, carga cognitiva y reacción emocional de las personas. Esto brinda una imagen mucho más precisa de la eficiencia de un paquete, producto o comunicación. De esta forma, se puede saber si un producto atrae a más mujeres, hombres, jóvenes, ancianos o niños, qué sienten, si es necesario ajustar la comunicación para un perfil determinado, entre otra información sobre la experiencia en el punto. de venta.

Y lo digital camina junto a todos estos modelos, como las herramientas de eye tracking, utilizadas en las plataformas digitales para analizar hacia dónde se dirige la pupila del usuario y qué puntos de la pantalla desencadenan su dilatación, yendo más allá del análisis de por dónde pasa el cursor por el sitio. También es posible utilizar software que analice las microexpresiones del individuo, analizando lo que hace feliz, tenso, sonriente a la persona. Todo contribuye a ajustes en el sitio, mejoras en videos, textos, entre otros insights.

 

El neuromarketing también participa activamente en la anticipación de problemas y el descubrimiento de nuevas necesidades de los consumidores. Siguiendo esta línea de razonamiento, cabe destacar la empatía, una capacidad humana que podemos despertar y ejercitar como un músculo. Con él, puede ponerse en el lugar del cliente y ayudarlo de la mejor manera que su empresa pueda, entendiendo su comportamiento y ofreciendo soluciones sinceras a su dolor, no solo vendiendo para la venta y alcanzando los objetivos de su equipo. Saber aplicar soluciones con empatía a partir de los estudios del comportamiento humano no solo acelera tus decisiones, sino que también ayuda en la fidelización y el deleite del cliente.

Un caso de éxito y referencia en el mercado del neuromarketing es el de Coca-Cola, que inspira a muchas empresas y estudiosos aquí y en todo el mundo. Una encuesta aportó información interesante a la marca cuando querían lanzar una nueva versión de la gaseosa; las personas seleccionadas para el estudio lo probaron y dijeron que preferían la nueva versión a la Coca-Cola tradicional. Esta conclusión hizo que la marca lanzara la novedad, pero con el tiempo, los clientes dejaron de comprar, prefiriendo siempre la versión tradicional. Con esto, la marca concluyó que la elección del producto es inconsciente. No basta con preguntarle al consumidor qué prefiere, es necesario investigar su inconsciente, lo que hizo que Coca-Cola invirtiera aún más en este tipo de investigaciones.

Miremos a los consumidores como seres humanos y profundicemos en el comportamiento en sí, entendiendo más de lo que hay detrás de las elecciones y los procesos de toma de decisiones, porque nos ayuda a convertirnos en seres humanos con más desempeño, así como en la toma de decisiones, soluciones comerciales eficientes. Las tecnologías cambiarán y los datos siempre estarán disponibles. Sin embargo, es nuestra capacidad y mirada humanizada lo que hará que un profesional o un negocio sea más evidente y relevante que otro.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉