¿Hay realmente un vínculo entre nuestra red social y la estructura cerebral?

Mano sosteniendo globo con cerebro en panel digital inteligencia artificial

Conexión, correspondencia, trato, comunicación de alguien con otra persona. Es la definición que la RAE hace del término relación. Este se puede aplicar a cualquier ámbito: familiar, laboral o social. En este entramado, caben decenas o centenares de personas, según cada caso.

Los vínculos entre la red social y el tamaño del cerebro han sido objeto de estudios previos en el campo de la neurociencia. Cuanto más numerosas sean nuestras relaciones sociales, más ciertas estructuras de nuestro cerebro se desarrollarán. Esta es la hipótesis que está en el centro de varios trabajos de investigación desde hace varios años.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

 

 

Los resultados anteriores han destacado el papel de nuestro entorno social como uno de los factores clave detrás de la expansión de la corteza cerebral. Pero, ahora, investigadores de Inserm y la Universidad Lyon Claude Bernard (Lyon), en colaboración con la Universidad de Pensilvania, han dado un paso adicional para mejorar entender esta conexión.

Estaban más específicamente interesados en una especie de macaco cuya arquitectura cerebral es comparable a la de los humanos. Mediante la observación de animales en su estado natural y el análisis de imágenes de sus cerebros, descubrieron que el número de compañeros de este primate no humano permitía predecir el tamaño de ciertas áreas de su cerebro, que están notablemente asociadas con la cognición social y la empatía. Los resultados de este estudio se publican en la revista Science Advances.

Macacos y humanos

Para completar esta investigación y tratar de comprender mejor la organización y las funciones de las redes neuronales en humanos, los equipos han trabajado con una especie animal con características cerebrales cercanas a las de los humanos: macacos rhesus.

En un nuevo estudio, se analizó a un grupo de estos primates no humanos en su estado natural y durante varios meses antes de obtener imágenes de sus cerebros. El hecho de estudiar animales en estado salvaje les permitió aprehender al grupo social en toda su complejidad. Los científicos pudieron así medir la intensidad de las interacciones con otros individuos o identificar la posición jerárquica social del animal dentro del grupo.

Parte de las observaciones se centraron, por ejemplo, en los compañeros de aseo, que representan relaciones directas e importantes para los macacos. Paralelamente a este trabajo de observación del comportamiento, los científicos analizaron los escáneres cerebrales de los individuos del grupo, que estaba formado por 103 macacos rhesus, incluidos 68 adultos y 21 macacos jóvenes menores de 6 años.

Descubrieron que, en los adultos, cuanto más tenía el animal una gran cantidad de compañeros, más grandes eran ciertas regiones de su cerebro ubicadas en el lóbulo temporal. Estas son la ínsula anterior y la parte media del Surco Temporal Superior, regiones consideradas esenciales para representar las emociones y la percepción del comportamiento de los demás.

Papel del entorno social

Para comprender mejor cómo se produce este fenómeno, los científicos también pudieron recopilar los escáneres cerebrales de 21 macacos recién nacidos. Según las observaciones de los investigadores, no existiría una correlación al nacer entre el tamaño de la red social y el volumen del cerebro. Estos resultados sugieren que la exposición al entorno social durante la vida contribuye a la maduración de las redes cerebrales.

“Este aspecto es interesante, porque si hubiéramos observado la misma correlación en macacos jóvenes, podría haber significado que haber nacido de una madre muy popular (que tiene mucha interacción con el grupo), podría haber predispuesto al recién nacido a ser popular en doblar. Por el contrario, nuestros datos sugieren que las diferencias que observamos en los adultos estarían fuertemente determinadas por nuestro entorno social, quizás más que por nuestra predisposición innata”, concluye Jérôme Sallet, director de investigación del Inserm.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉