Esto ocurre en tu cerebro cuando ve ofertas y descuentos

Bolsas de compras de colores

Según publica el portal enpareja.com Constantemente los seres humanos nos vemos víctimas de  la mercadotecnia con descuentos a diestra y siniestra, y aunque queramos resistirnos, nuestra mente nos juega una mala pasada, es por eso que para esta ocasión analizaremos qué es lo que le sucede a nuestro cerebro cuando vemos descuentos que son supuestamente muy atractivos.

Normalmente somos víctimas de nuestros propios engaños, pues las empresas de marketing saben hacer muy bien su trabajo, de tal manera que si o si encuentras gente que cae en las distintas dinámicas como NavidadBlackFriday o el ya famoso Buen Fin.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Las grandes empresas tienen que recurrir a sofisticadas técnicas que nos hagan ceder, algo que logre coquetear con nuestro cerebro para que nos lleve a gastar lo que no necesitamos o que simplemente no es prioridad, pero ¿Qué le sucede exactamente a nuestro cerebro cuando vemos que hay ofertas y descuentos?

Si nos remontamos a la historia, se dice que quien empezó con este camino de las ofertas, las rebajas y la guerra de los precios fue Aristide Boucicaut,el propietario de los primeros almacenes Le Bon Marché en Francia, y desde aquellos tiempos el regateo ya se daba.

Fue el señor Bouciaut quien lo cambiaría todo al marcar el precio de sus productos a través de las etiquetas, y esta estrategia maravilló. Más tarde se descubriría otra estrategia, y es que cuando algún producto no salía, bajaban el precio y lo anunciaban haciendo circo, maroma y teatro para que aumentara la demanda, y eso funcionó bastante bien; y de hecho, sigue funcionando.

Veamos pues que el cerebro se siente atraído por los estímulos innovadores, especialmente por las oportunidades. Los ganchos tan llamativos seducen a nuestro cerebro; sobre todo letreros grandes en color rojo y etiquetas en los precios que aparecen tachados.

Estudios realizados en el Centro de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de California, demostraron que existe una región en nuestro cerebro que nos hace procesar esos estímulos para dejarnos guiar por nuestras emociones; de hecho nos hace creer que si no realizamos pronto esa compra, alguien más nos podría ganar.

Así pues, cuando el cerebro ve rebajas y descuentos, su pensamiento se vuelve irracional, y los números impares tienen la culpa, pues al cerebro se le hace atractivo cuando ve algo en 29.99 o 79.99, ya que de esta manera nos hace creer que el producto está en oferta al no ser número entero, ¿Qué vemos? rebajas.

Por otro lado, cuando vemos los clásicos descuentos de 2×1, es de igual forma una estrategia muy hábil en la que muchas veces el primer producto ya tiene un precio muy alto, y es lo que hace compensar la adquisición del segundo; sin embargo, nos volvemos víctimas de nuestras emociones, y eso nos impide pensar de forma lógica, pues normalmente no necesitamos tener los dos productos, así que en consecuencia terminaremos pagando mucho por algo que no nos es del todo útil.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉