Esto es lo que sucede en el cerebro en la pubertad

Neuromarketing cerebro

Los niveles hormonales intensifican las emociones en la adolescencia. Todo se acompaña con cambios visibles en el cuerpo que pueden ser complicados de aceptar. La voz, el vello en el cuerpo, desarrollo y menstruación en las chicas. Pene y escroto más grandes en los chicos. Todo esto en un espacio de tiempo reducido.

Pero no es solo el físico el que cambia. El cerebro también sufre cambios importantes. Comprender lo que realmente está sucediendo puede ser útil cuando se encuentra en medio de ello y se siente como un “caos”. Desde que nacemos el cerebro se desarrolla.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Cuando aprendes cosas obtienes nuevas conexiones entre las células cerebrales. Todo lo que has experimentado queda como pequeñas redes de células cerebrales. Como caminos en un bosque. Pero, en la adolescencia, ese bosque se poda. ¿Cómo caminar en él con sabiduría?

¿Qué sucede en el cerebro en la pubertad?

Cuando llegas a la pubertad, sucede algo extraño. De hecho, el cerebro comienza a desechar algo de lo que aprendiste de niño. Los caminos débiles y sin transitar desaparecen. Por ejemplo, si aprendiste un idioma cuando eras pequeño y nunca lo usas, puede desaparecer.

Esta limpieza tiene una ventaja. En lugar de ser un poco bueno en todo lo raro, puedes ser realmente bueno en lo que más necesitas. Es como si se produjera una limpieza necesaria en el cerebro.

Cambios cerebrales

La pubertad puede desempeñar un papel en muchos de los cambios cerebrales que ocurren durante la adolescencia. Por ejemplo, la materia gris del cerebro, que contiene la mayoría de los cuerpos celulares de las neuronas, se encoge un poco. No es una pérdida de poder cerebral. El cerebro simplemente se vuelve más denso a medida que el tejido se reorganiza.

Tal “poda sináptica” hace que el cerebro sea más eficiente. La mayor parte de esa poda ocurre en la adolescencia. Otros cambios durante este tiempo también ayudan a que los mensajes químicos viajen más rápido.

Los cambios hormonales en la pubertad pueden afectar a la poda sináptica y otros procesos relacionados. Pero cuándo comienza la pubertad y cuánto dura varía mucho en las personas. Eso hace que esta etapa de la vida sea más difícil de estudiar.

El papel determinante de la dopamina

El cerebro adolescente experimenta activamente un cambio total. Más axones de neuronas productoras de dopamina llegan a la corteza prefrontal. La materia gris se reorganiza para ayudar a que las señales viajen más rápido. Las hormonas puberales pueden influir en varios de estos procesos.

No es de extrañar que toda esta acción afecte el comportamiento. Las emociones ahora a menudo influirán en las decisiones más que la lógica. Los compañeros pueden comenzar a importar más que los padres. Pero a medida que madura el sistema de recompensa de dopamina, también lo hace la capacidad de resistir el encanto de las recompensas instantáneas.

Impulsividad adolescente

Desde el exterior, el cerebro de un ratón y el de una persona se ven bastante diferentes. Por dentro, son más parecidos. También lo son algunos comportamientos. Los ratones adolescentes pueden no divertirse como los adolescentes humanos, pero actúan de manera diferente a los jóvenes y adultos.

Lauren Reynolds vio esto de primera mano como estudiante de posgrado en neurociencia en la Universidad McGill. Reynolds quería medir qué tan bien los ratones podían resistir su deseo de hacer algo. Para eso, los entrenó para hacer lo que se llama una tarea de pasar/no pasar en una investigación.

La señal de “ir” es una luz que se enciende dentro de una caja durante tres segundos. Los ratones aprenden rápidamente que obtendrán una golosina con sabor a chocolate si meten la nariz en la caja cuando la luz está encendida. La señal “no-ir” combina esa luz y un ruido irritante. Mantener la nariz fuera de la caja durante tres segundos en esta señal también produce la recompensa.

Por lo tanto, los ratones necesitan aprender que la luz significa un placer, a menos que vaya acompañada del ruido. Entonces el placer viene de ignorar la luz. Los investigadores ya sabían que algunos medicamentos dificultan que un roedor responda correctamente en esta prueba. Pero Reynolds descubrió que su edad también importaba mucho.

La diferencia de administrar droga en la adolescencia

Administrar la droga en la adolescencia temprana hizo que fuera más difícil aprender la tarea “no hacer”. El rendimiento de “ir” no cambió mucho. Esto sugiere que el químico se interpuso en el aprendizaje de esa respuesta de frenado. Administrar el fármaco a ratones adultos no afectó su respuesta a ninguna de las señales. Eso es probablemente porque los adultos ya tenían fuertes respuestas de frenado.

La droga interrumpió el crecimiento de las neuronas productoras de dopamina en ratones adolescentes, mostró Reynolds. Por lo tanto, es probable que esas neuronas ayuden a frenar la tarea “no-continuar”.

“Esta maduración tardía del sistema de dopamina es una de las razones por las que el cerebro es especialmente sensible a las influencias ambientales durante la adolescencia”, concluye Reynolds.

Hormonas, dopamina y recompensa

La mayor diferencia entre el cerebro de los jóvenes y el cerebro de otras personas, por tanto, es la vida emocional. Las hormonas que hacen que su cuerpo cambie también afectan el cerebro.

La parte del cerebro que controla las emociones simplemente se pone en marcha con estas hormonas sexuales. Habrá mucho gas, peco poco “frenado”.

Embriaguez de riesgo

Muchos adolescentes también corren más riesgos que los niños y los adultos. Parte de la explicación del fenómeno también tiene que ver con el sistema de recompensas. Este sistema se encarga de liberar dopamina cuando haces algo emocionante o creas algo nuevo. Es una especie de intoxicación natural.

En los adolescentes, la corteza prefrontal no se ha terminado de formar y, por lo tanto, son más vulnerables al dictado de los impulsos.

Entonces el deseo de conseguir una recompensa puede ser más fuerte que la razón. No significa que los jóvenes no piensen en las consecuencias, pero aun así es el “aquí y ahora” lo que más cuenta.

El cerebro de un adolescente tiene ansias de recompensa

Hay grandes cambios en tu cerebro como adolescente. Ofrece muchas oportunidades, pero también puede ser peligroso. Muchos cerebros adolescentes son realmente vulnerables a las recompensas inmediatas.

El cerebro de un adolescente es como un coche normal con un motor muy potente. Los frenos se debilitan demasiado. Normalmente va bien. Pero puede haber problemas si el coche se acerca a un semáforo en rojo a gran velocidad.

Más peligroso consumir drogas

El cerebro de un adolescente ayuda a mantener la velocidad máxima, pero también es una mala ayuda a la hora de frenar. Por lo tanto, es muy peligroso para los jóvenes consumir alcohol u otras drogas. Su motor es el centro de recompensa del cerebro.

Riesgos de desarrollar trastornos psicológicos

¿Lo malo de este cambio? Los órganos, incluido el cerebro, son más vulnerables a medida que se desarrollan. La adolescencia conlleva un mayor riesgo de trastornos de salud mental. Estos incluyen la depresión y la esquizofrenia.

De hecho, la depresión adolescente también tiende a estar relacionada con la forma en que el cerebro procesa las recompensas. La asunción de riesgos puede incluir probar el alcohol, la nicotina o las drogas ilegales. Reynolds señala que “el uso de sustancias a esta edad es un fuerte predictor de adicción más adelante en la vida”.

Parece que las niñas son más vulnerables a los trastornos del estado de ánimo, como la depresión. Por otro lado, la esquizofrenia tiende a comenzar antes y volverse más severa en los niños.

Los cambios en la pubertad determinarán mucho de lo que haremos

Es tanto positivo como negativo tener un cerebro adolescente. Nos volvemos más receptivos a las experiencias positivas durante este tiempo. La adolescencia también es una ventana de oportunidades. De hecho, es, sobre todo, una ventana de oportunidades.

Las experiencias positivas pueden tener un impacto duradero. Asumir riesgos saludables ayuda a los adolescentes a explorar el mundo en su camino hacia la independencia. Los cambios en el cerebro adolescente dan forma a la persona en la que eventualmente nos convertimos, así que es bueno conocerlos para explorar con medida.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉