El cerebro y la memoria humana

inteligencia artificial cerebro control

Un equipo de investigadores ha logrado por primera vez en la historia grabar en un vídeo cómo el cerebro crea recuerdos. Con ello, han descubierto algo más importante aún: cuando aprende, el cerebro crea sinapsis entre neuronas y destruye otras. Esto abre una nueva vía tanto para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, como puede ser el caso del Alzheimer, como para la manipulación de la memoria.

El estudio se ha llevado a cabo gracias a la creación de un microscopio capaz de grabar las neuronas y cómo se forman y se destruyen las sinapsis. Este aparato, según los científicos, debe tener la suficiente potencia como para introducirse en el cerebro pero no tanta como para producir daños en el tejido orgánico del sujeto. Para el experimento se han utilizado peces cebra, cuyo cerebro es similar al del ser humano.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El trabajo consistía en que los peces cebra asociaran «la activación de una señal luminosa con el disparo de un láser infrarrojo a sus cabezas». Este láser provocaba en ellos una sensación desagradable que les hacía huir. Al poco tiempo de iniciar el experimento, los peces se iban rápido cuando veían esa luz encendida, por lo que habían aprendido lo que significaba. «A las cinco horas de entrenamiento el equipo fue capaz de observar y capturar cambios significativos en el cerebro de los peces cebra«, explican los científicos.

Descubrimiento clave para algunas enfermedades

Según estos científicos de la Universidad del Sur de California, autores del revelador descubrimiento, «hasta ahora no era posible determinar la localización de una sinapsis en un cerebro vivo sin modificar su estructura y función, algo que hacía imposible comparaciones de antes y después de (la estructura) de la memoria».

Hasta este hallazgo, se creía que las sinapsis creaban recuerdos cambiando su fuerza. Sin embargo, gracias a este estudio se ha descubierto que, cuando el cerebro aprende, estas sinapsis desaparecen en algunas áreas y se multiplican en otras. Así se explica que algunos recuerdos sean más nítidos en la memoria que otros.

Por ello, este descubrimiento tiene una gran utilidad para tratar y estudiar enfermedades como el síndrome de estrés posttraumático. Los científicos concluyen que las experiencias negativas tienen como consecuencia una mayor densidad de conexiones neuronales, y por ello es tan potente este síndrome en personas que han sido víctimas de abusos o accidentes.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉