Así funciona la neuroarquitectura

arquitectura

¿Alguna vez has oído hablar de la neuroarquitectura? ¿Cómo se verían los espacios si los arquitectos diseñaran edificios basados ​​en las emociones, la salud y la felicidad del usuario? Hospitales que ayudan a la recuperación de los pacientes, escuelas que fomentan la creatividad, entornos de trabajo que te hacen estar más centrado…

Esto es neuroarquitectura: diseñar entornos eficientes basados ​​no solo en parámetros técnicos de legislación, ergonomía y confort ambiental, sino también en índices subjetivos como la emoción, la felicidad y el bienestar.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

¿Cuántas veces has estado en un lugar, ya sea un parque, un proyecto de vivienda, un centro comercial, una casa, un edificio y te has sentido deprimido y ansioso o al contrario, feliz y emocionado?

Recuerdo cuando visité Barcelona en 2008 y entré en una iglesia llamada Santa María del Mar y lloré de la emoción: no quería irme de allí, era uno de los lugares más acogedores y emocionantes que había visitado y estar allí me hizo inmensamente feliz y no sabía por qué.

Con los avances de la neurociencia, cada vez es más fácil medir estos índices y comprender cómo las formas, los colores y las escalas pueden influir en las percepciones humanas. Hoy ya es posible utilizar máquinas de resonancia y realidad virtual para comprender cómo se comportan las ondas cerebrales en los espacios a través de la biorretroalimentación.

Por ejemplo, con unas gafas de realidad aumentada podemos mostrar el proyecto al cliente con antelación y medir su frecuencia cardíaca para entender su reacción al ver la perspectiva.

¿Cómo surgió?

Una de las primeras personas en observar que los espacios influían en las emociones fue el médico estadounidense que creó la vacuna contra la polio Jonas Salk. En la década de 1950, Jonas pasó un tiempo en Italia y se dio cuenta de que cada vez que visitaba la Basílica de San Francisco de Asís, ubicada en la ciudad de Asís y construida en el siglo XIII, se volvía más creativo e inspirado.

Al regresar a Estados Unidos en 1962, creó una escuela llamada Salk Institute para la investigación en las áreas de biología molecular, genética, neurociencia y biología vegetal en la ciudad de La Jolla, California.

Para ello convocó al arquitecto Louis Kahn, y pidió que el proyecto sea una mezcla de arte y ciencia, donde la funcionalidad y la estética vayan de la mano, inspirando a los científicos a investigar cómo los artistas hacen arte. Hoy el edificio del Instituto es uno de los edificios más increíbles y emblemáticos construidos en el siglo XX.

De hecho, el paseo entre bloques hasta la playa recuerda al paseo hasta el altar de la Basílica de Asís como tanto soñó Salk.

¿Cómo aplicar?

No existe una receta prefabricada para aplicar la neuroarquitectura, pero sí algunos detalles que se pueden observar en la construcción de los espacios.

Por ejemplo, en acústica es importante prestar atención a los sonidos ambientales según el tipo de proyecto. ¿Los sonidos de la calle interfieren con la concentración y el sueño? ¿Sería necesario utilizar materiales acústicos? Si se trata de un entorno de trabajo, ¿hasta qué punto una oficina de coworking muy abierta se interpone en el camino de la producción?

En el caso de la iluminación, también debemos observar la entrada de luz en el espacio. El cuerpo humano se encuentra más cómodo con la luz natural y si es necesario utilizar mucha luz artificial, ¿qué tipos de color e intensidad de la lámpara no podrían provocar deslumbramiento?

Si se trata de un espacio relajante como un restaurante o incluso una residencia, usar luces amarillas que son más acogedoras puede ser más conveniente. Si se trata de un hospital, un entorno de curación y tratamiento, tal vez otros colores como el azul y el naranja, conocidos por ser refrescantes, serían más interesantes.

Cuando se trata de muebles, por ejemplo, en un jardín de niños, las curvas serían más interesantes que las esquinas, que se asemejan al peligro y al miedo, lo que puede hacer que algunos niños se asusten y reaccionen.

También se sabe que la vegetación está asociada a la conexión con la naturaleza, que además de ayudar a elevar la calidad del aire en el interior del espacio, aporta más tranquilidad a los usuarios.

Cuando hablamos de colores sabemos que los colores cálidos como el naranja y el rojo aportan emoción y movimiento y los colores fríos como el azul y el verde calma y serenidad. También sabemos que los contrastes de color generan energía y los colores análogos provocan comodidad. Por lo tanto, debe haber un estudio muy sólido de la composición cromática para medir los niveles de satisfacción del usuario.

Todo dependerá del tipo de espacio, de los requerimientos del cliente y del entorno de la construcción. Y de hecho, no hay un solo elemento en el que centrarse en un proyecto que tenga en cuenta la neuroarquitectura, al final es la intersección de todo eso: color, luz natural y artificial, paisajismo, escala, materiales…

¿Quién ha sobresalido?

Algunas oficinas vienen trabajando en el área de neuroarquitectura principalmente fuera de Brasil, pero también hay profesionales que pueden especializarse en el área para consultar proyectos de otros arquitectos. Conozcamos algunos:

NacLab

NacLab es una oficina con sede en Seattle que se especializa en neuroarquitectura, sustentabilidad y biofilia. En su cartera de proyectos, muchas escuelas y hospitales están siempre centrados en los usuarios y en los niveles de curación, satisfacción, creatividad y felicidad de los clientes finales.

NBBJ

NBBJ es una oficina también con sede en varias ciudades del mundo centrada en el diseño de experiencias en proyectos que van desde proyectos urbanos hasta hospitales, estadios, paisajismo y escuelas. Entre sus proyectos más famosos se encuentran la oficina de Google + Samsung en Silicon Valley y la oficina de Amazon en forma de esfera en Seattle.

Perkins&Will

La oficina de Perkins&Will existe desde 1935 y tiene sucursales en varias ciudades del mundo, incluido Brasil. Trabaja en proyectos como entornos corporativos, comerciales y hospitalarios con un enfoque de humanidad y sustentabilidad.

¿Dónde estudiar?

Para los que quieran especializarse o entender un poco más de neuroarquitectura, aquí van algunas indicaciones:

NeuroArq Academy

La Academia Brasileña de Neurociencias y Arquitectura fue fundada por los arquitectos Gabi Sartori y Priscilla Bencke, apasionados por las neurociencias y la arquitectura, una asociación que comenzó a través de viajes y cursos de perfeccionamiento en el área.

El objetivo es formar profesionales, difundir conocimientos, desarrollar estudios, integrar múltiples áreas en una visión sistémica del espacio, el comportamiento y el bienestar. Allí puedes encontrar varios cursos divididos en módulos específicos como sonido o aromas o incluso formación más completa.

NeuroArq también promueve un congreso anual para discutir las investigaciones más importantes sobre el tema.

NewSchool

NewSchool es una escuela de arquitectura y diseño ubicada en San Diego y enfocada en estudios de sustentabilidad, neurociencia y biofilia.

En la escuela existen cursos cortos de uno a dos meses, así como especializaciones más completas en el tema. Las más conocidas son las certificaciones de Neurociencia para Arquitectura y Urbanismo para la Salud que permiten a los arquitectos y diseñadores pensar en la conexión del cerebro con el entorno construido.

Vía Tabulla.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉