5 curiosidades del cerebro: neuromitos al descubierto

Neuromarketing

Las mentiras, repetidas muchas veces, acaban convirtiéndose en verdades. Y a veces categóricas. A algo así le ha pasado a nuestro cerebro, esa masa de tejido nervioso que se ocupa de las funciones cognitivas, emotivas y del control de actividades tan básicas como el sueño, el movimiento o el hambre.

Pensar que solo usamos parte de nuestro cebrero, que podemos estudiar dormidos o que somos más o menos creativos según tengamos más desarrollado un hemisferio u otro es caer en el error inducido por los neuromitos. Falsas creencias sobre cómo funciona el cerebro y cuál es su estructura que se han extendido como verdades después de haberlas escuchado una y mi veces.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La neuropsióloga lucense, Iria Pichín, habla de 5 neuromitos como los más extendidos. El primero es el de la teoría del 10%. Pensar que el ser humano solo trabaja con una décima parte del cerebro es un neuromito. «Efectivamente utilizamos todo nuestro cerebro, que nadie piense que tiene un 90% de cerebro por explotar» explica.

Einstein es uno de los científicos más mediáticos de todos los tiempos. Durante una comparecencia pública parece ser que el científico afirmó que él sólo estaba utilizando el 10% de su cerebro. Esto sumado a algún que otro estudio de la época ha llevado a confundir a cientos de generaciones.

Otro de los neuromitos es el que una persona es más o menos original, creativa, matemática que otra según tenga su hemisferio derecho o izquiero más desarrollado. ¿Existen dos emisferios cerebrales? Sí, pero están conectados. «No significa que una parte la vayas a trabajar más que la otra para poder tener una menta más artística o matemática. Funcionan juntas». La sociedad tiende a pensar que el lado derecho están las ciencias y en el izquiero las artes, «pero en realidad no hay un hueco para cada cosa».

El tercero de los falsos mitos del cerebro es la edad para aprender. «Los niños son como esponjas, sí. Y la edad idónea para aprender, por ejemplo, un idioma sea la niñez o la adolescencia, pero claro que podemos adquirir conocimientos siendo mayores. Personas de 60, 70 o 80 años puede tener perfectamente la capacidad de aprender».

Responder una llamada telefónica mientras cocinamos no es algo que solo puedan hacer las mujeres. También los hombres pueden hacer dos cosas a la vez. «El hombre no es más mañoso por naturaleza y la mujer tiene más capacidad para hacer más de una cosa a la vez, si esto está aceptado socialmente es porque desde que nacemos el contexto social nos dirige a un camino u otro, pero el cerebro es igual a nivel funcional entre hombres y mujeres».

El último de los neuromitos que más confunden a los mortales, sobre todo a aquellos que preparen exámenes importantes, es el de «aprender mientras se duerme». Esto es imposible. Dormir con los cascos puestos «y pretender ser bilingüe es cosa de la magia, no pasa». Pichín recalca la necesidad de ser conscientes a la hora de aprender, «si no hay consciencia no se aprende».

En resumen, que hemos sido engañados hasta por nuestra propia mente.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉