Walmart de México y Centroamérica, Nestlé y PepsiCo en pro de un modelo regenerativo

  • Su compromiso las convierte en empresas que buscan modelos regenerativos para conservar el planeta a través de alianzas en la cadena de valor compartido.

La definición implica una visión integral: una empresa regenerativa busca ir más allá de la esencia del negocio para dejar una huella positiva tanto en lo socioeconómico y ambiental, para la salud de los individuos, de las comunidades y del planeta. Una empresa regenerativa suma a su propuesta de valor tanto a sus proveedores y colaboradores, así como a sus consumidores.

Así es como Walmart de México y Centroamérica se define y también como se ha vinculado con Nestlé y PepsiCo para llevar a la práctica todos los preceptos de un modelo regenerativo de operaciones. De tal forma lo compartieron Claudia de la Vega, directora de Asuntos Corporativos para Walmart de México y Centroamérica; Juan Carlos Pardo, director de Asuntos Corporativos y Creación de Valor Compartido en Nestlé México, y Rosalina Tornel, directora general de Gamesa-Quaker en PepsiCo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“Desde la óptica de Walmart este concepto de empresa regenerativa responde a una transición (…) En Walmart decidimos trabajar bajo este concepto como una nueva manera de hacer las cosas, implica ir más allá del deber y lo que buscamos es contribuir a restaurar varias cosas, desde la salud de nuestros asociados, comunidades y el planeta con un valor compartido con grupos de interés y nuestros negocios”, detalló Claudia de la Vega.

Como empresa regenerativa, el retail tiene tres prioridades en materia de sustentabilidad hacia 2040:

  1. Mitigar el cambio climático al reducir las emisiones en su operación y en su cadena de suministro.
  2. Contribuir a la creación de una economía circular en la que eviten la generación de residuos; reducir el uso de recursos naturales y aprovechar los materiales en nuevos ciclos de valor.
  3. Ayudar a la conservación del capital natural a través del abastecimiento sustentable.

“Nuestros grandes socios comerciales, como Nestlé y PepsiCo buscan una misión como la nuestra, por ello, es trascendental sumar esfuerzos para alcanzar objetivos conjuntos, que no alcanzaríamos solos a corto plazo. Como compañías, nuestro papel ha cambiado. Somos facilitadores y a su vez, somos clave en la construcción de cuidar al planeta, a la sociedad y a todas las familias en México”, añadió de la Vega.

PepsiCo también ha definido su actitud regenerativa bajo un enfoque estratégico, llamado PepsiCo Positivo (Pep+), explicó Rosalina Tornel.

“Pusimos en marcha Pep+, una transformación estratégica de punta a punta, con la sostenibilidad como eje central en todas nuestras operaciones, desde cómo abastecemos nuestros ingredientes, cómo creamos y vendemos nuestros productos, hasta cómo aprovechamos las más de mil millones de interacciones con consumidores alrededor del mundo para generar un cambio positivo”, detalló.

Se trata de usar elementos como sus marcas, agregó Tornel, para hacer una diferencia en su comunidad y el planeta entero. Se trata de un enfoque integral, como el que maneja también Nestlé, cuya labor inicia desde el primer eslabón de la cadena productiva, que es el campo, de acuerdo con lo que señaló Juan Carlos Pardo.

“En Nestlé tenemos años trabajando por el desarrollo del campo mexicano, a través de prácticas de abastecimiento responsable y agricultura y ganadería sustentable. Además, para el 2025, buscamos impactar y respaldar a poco más de 7,700 personas entre jefes de familias, madres y jóvenes agricultores, mediante los programas Plan Nescafé, Cocoa Plan, Plan Maíz, Compromiso Lácteo, entre otros”, afirmó.

De hecho, a escala global la compañía trabaja con medio millón de agricultores y 150,000 proveedores, para ayudarlos a implementar prácticas de agricultura regenerativa con el objetivo de mejorar la salud de la tierra y mantener y restaurar diversos ecosistemas. Nestlé proyecta obtener el 50% de sus ingredientes de la agricultura regenerativa en 2030.

Una suma de esfuerzos

Walmart, PepsiCo y Nestlé trabajan en enfoques regenerativos, que van más allá de reducir su impacto ambiental: buscan resarcir y recuperar al medio ambiente, a su entorno tanto natural como social. Y si bien cada uno tiene sus estrategias, hay momentos en los que sus agendas se encuentran y trabajan en conjunto para lograr mejores resultados y con un mayor alcance.

Es el caso, por ejemplo, del programa Reciclamanía Evoluciona, centros de recolección de Walmart que, por ejemplo, en 2021 acopió 253.6 toneladas de residuos; tanto Nestlé como PepsiCo han sido aliados estratégicos para la puesta en marcha y expansión de este programa. Hoy se reciclan cápsulas de café Nestlé y bolsas para perro, las cuales posteriormente se transforman en muebles de madera plástica. Por el impulso de PepsiCo reciclan el plástico metalizado conocido como BOPP, que se convierte en suelo para canchas de fútbol ubicadas en comunidades vulnerables.

“El tamaño de las empresas trae una enorme responsabilidad y con ello muchos retos. Aquí de lo que se trata es ver cómo podemos utilizar nuestra escala para bien (…) buscamos ser empresas que trabajan para restaurar el entorno para el planeta de hoy y para las próximas generaciones”, anotó Claudia de la Vega.

Todos en un mismo barco llamado planeta

La economía de escala es importante cuando se habla de abatir fenómenos como el cambio climático o de mejorar la vida de comunidades completas. Por eso, estos tres gigantes han sumado esfuerzos para regenerar su entorno. A estas conclusiones llegaron los directivos durante el panel organizado por Expansión.

  • Es importante invertir en sustentabilidad y es importante entender, además, que estas inversiones son redituables.
  • Todos tenemos el poder de influir en los otros, de contagiar a los otros, de usar nuestra escala para bien.
  • Hoy, todas las empresas deben tener una actitud regenerativa, actuar para hacer cambios positivos.
  • Tratar de modificar la manera en que consumimos y producimos es la gran responsabilidad que tenemos.
  • No basta con neutralizar el impacto ambiental. Ahora las empresas deben tener por objetivo detener la degradación ambiental y favorecer la regeneración en los sistemas productivos.

Una empresa regenerativa implica ir más allá del cumplimiento para tener una huella socioeconómica ambiental más positiva. Crear valor compartido para todos los grupos de interés. Juntos, todos los días, podemos hacer un cambio.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉