Un año de COVID-19 en México: así afectó a las empresas

Anaqueles llenos de productos, carrito lleno de alimentos

Pocos pensaban, cuando inició 2020, que aquellas palabras que poco a poco empezaban a llenar nuestro vocabulario diario, coronavirus y COVID-19, se iban a quedar marcadas tanto tiempo. A un año de que se registró el primer caso oficial en México y a pocos días también del primer aniversario desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la enfermedad como pandemia (el 11 de marzo) el mundo atraviesa una profunda crisis económica y sanitaria, que ha afectado a México de manera especial.

Con una caída del 8.5% del PIB en 2020, la peor desde 1932, la crisis económica se ha dejado sentir en, prácticamente, todos los sectores. Si bien el boom del comercio electrónico o las compras de productos básicos hicieron crecer a compañías como las cadenas de supermercados o empresas como Bimbo o Cuervo, 2021 será difícil aún. Este es un recuento, por sectores, de cómo ha golpeado la pandemia a las empresas.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Luces y sombras en consumo

Walmart, Chedraui, La Comer y Soriana registraron en marzo el mejor mes para sus ventas, impulsadas por las compras de pánico por el inicio del confinamiento. En conjunto, pero sin Walmart, estas tiendas cerraron el año con un crecimiento en sus ventas de 5.4% en las tiendas con más de 12 meses en operación.

La otra cara del segmento del retail fueron las cadenas departamentales. Con el cierre de las actividades económicas y los confinamientos para evitar los contagios, Palacio de Hierro, Grupo Sanborns y Liverpool tuvieron que poner en suspenso sus operaciones y, aún con la resistencia que crearon al impulsar sus ventas en las tiendas digitales, tuvieron una baja conjunta 15% en sus ventas de las tiendas que tienen más de 12 meses en operación, de acuerdo con la de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

Este año también resultó retador para los restaurantes, que cocinan a fuego lento su recuperación. Desde las fondas de barrio hasta las grandes cadenas se vieron obligadas a atender a los comensales con envíos a domicilio, lo que dio un impulso a las plataformas de entrega a domicilio que vino de la mano con el crecimiento de las dark kitches, cocinas sin mesas y sillas a través de las que nacieron marcas y dieron la oportunidad a otras de ampliar su expansión geográfica.

Sin embargo, aún con la trasformación digital de este sector, algunos restaurantes no lograron evitar la crisis por factores como el pago de rentas, el cobro de luz u otros gastos y cerca de 90,000 restaurantes bajaron la cortina para siempre, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

La caída del turismo

El turismo ha sido uno de los sectores que más se ha contraído a causa de la pandemia. Las restricciones sanitarias y la baja demanda se tradujo en la pérdida de 20.7 millones de turistas internacionales, y a su paso golpeó de manera colateral a otras industrias.

Uno de los mayores ejemplos es el de las aerolíneas, que perdieron 57% de sus pasajeros –alrededor de 11.2 millones de usuarios– en todo el año. En lo individual, empresas como Interjet tuvieron un daño crítico, que, aunada a una crisis financiera que precedía al COVID-19, se tradujo en una disminución de flota de 68 a hasta cuatro aviones, y una huelga que se suma a un cese de operaciones desde hace casi dos meses.

Aeroméxico fue otra de las empresas que resultó más afectadas, con un desplome en la demanda principalmente en el segmento internacional, el más redituable para la compañía. Por ello, la aerolínea se acogió a una reestructura financiera bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrotas estadounidense, y ha obtenido acceso a un financiamiento de 1,000 millones de dólares de parte del fondo Apollo Global Management.

En medio de la crisis, las empresas que han salido mejor paradas han sido Volaris –que mantiene 40.5% del mercado y lidera por número de pasajeros– y Viva Aerobus, que ha absorbido parte de la cuota de mercado que tenía Interjet.

Más allá de la industria aérea, la situación no pinta mejor. Los hoteles mantienen ocupaciones de 40% a 60% en destinos de playa, pero en las ciudades, la demanda aún es mínima, incluso en niveles de 5% a 10%. Mientras, los cruceros van para un año sin operar –lo que les ha arrebatado 6.5 millones de cruceristas–, y podrían acumular hasta dos años por la naturaleza del sector.

Caídas históricas

La industria petrolera recibió un golpe doble durante los primeros meses de la pandemia: la demanda de hidrocarburos se hundió por el distanciamiento social y la parálisis económica, y los precios internacionales del petróleo se redujeron de manera significativa por las mismas variables, sumado a una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia.

La mezcla mexicana vio su precio más bajo en la historia durante la pandemia, de -2.37 dólares por barril el 20 de abril del año pasado, durante los primeros días de distanciamiento social en el país.

Y los efectos del coronavirus trajeron fuertes estragos a la estatal Pemex, la compañía terminó 2020 con una pérdida financiera por 480,966 millones de pesos y calificó al año pasado como “la peor crisis de su historia”.

Los planes del gobierno federal para la empresa no lograron concretarse y la producción de crudo quedó lejos de las expectativas, incluso en julio pasado sumó su producción más baja desde hace al menos 41 años. La estatal también ha sumado un gran número de decesos entre sus trabajadores, con 492 muertes entre sus trabajadores en activo.

Las compañías privadas también enfrentaron estragos y no lograron cumplir su meta de producción. Las petroleras agrupadas en la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos anunciaron en noviembre que reducirían su meta de producción de crudo, de 75,00 a 57,000 barriles diarios, pese a ello no lograron cumplir su objetivo.

Las telecomunicaciones en el año de la digitalización

La industria de las telecomunicaciones también padeció el COVID-19. En 2020, el sector en su conjunto experimentó una caída de 1.1%, al alcanzar los 493,600 millones de pesos, de acuerdo con la consultora The CIU.

Este descenso se dio a pesar del incremento en la demanda de servicios digitales y de conectividad que permitieron a los mexicanos, en medio de la contingencia sanitaria, realizar sus actividades laborales, educativas y de entretenimiento.

Erick De la Cruz, gerente de la consultora Select, explica que el servicio de banda ancha fija, proporcionado por los operadores móviles como Telcel, AT&T y Telefónica, creció 18% el año pasado, principalmente en lugares donde la conectividad era insuficiente.

Mientras que los operadores de televisión restringida que también ofrecen banda ancha tuvieron un aumento de 30% en su facturación. Este servicio, asegura el analista, ya representa casi 25% de los ingresos totales de su negocio.

El segmento móvil no corrió con la misma suerte. De acuerdo con datos de The CIU, esta categoría registró una contracción anual de 2.6%, logrando 286,000 millones de pesos. Esta caída se debe, principalmente, al tropiezo que experimentaron durante el segundo trimestre del año tras el cierre de establecimientos provocado por las medidas de aislamiento obligatorio.

Pero entre abril y junio, el segmento móvil cayó 18.3%.

Los Operadores Móviles Virtuales (OMV) sí resultaron inmunes a la pandemia. En un mercado dominado por Telcel, AT&T y Movistar, lograron abrirse paro gracias a la red compartida de Altán, volviendo el 2020 en su mejor año desde su llegada a México hace seis años.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉