Nike cancela pedidos a sus distribuidores ante crisis de suministro

No había ninguna razón para que Nike no se viera afectada por las interrupciones en la cadena de suministro de las zapatillas. Sus grandes competidores alemanes Adidas y Puma, que al igual que ella se han enfrentado al cierre de plantas de producción en Vietnam en los últimos meses y las dificultades de transportar mercancías desde Asia al resto del mundo, habían anunciado que preveían desabastecimientos en ciertos productos para la temporada navideña. Además, también se esperan dificultades para las colecciones primavera-verano 2022.

En septiembre, Nike expresó sus temores sobre su capacidad para ofrecer sus colecciones para la temporada navideña, ya que la mitad de su producción de zapatillas se lleva a cabo en Vietnam. Si bien el sector ha estado sufriendo durante varias semanas por las dificultades para que los minoristas y multimarca puedan ofrecer los productos estrella de la marca durante las próximas semanas, el organizador del podcast American Full Size Run sobre la cultura de las zapatillas, Brendan Dunne, compartió un mensaje del grupo Nike a uno de sus distribuidores.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En esta, se anuncia la anulación del pedido de este cliente. “El Covid-19 sigue impactando la cadena de suministro global y creando interrupciones en el transporte”, especificó el correo electrónico.

«Debido a esta situación cambiante y sin precedentes, lamentamos informarle que los pedidos de Nike Future para la primavera de 2022 y el verano de 2022, y los pedidos restantes para la temporada navideña de 2021, serán cancelados», sentenció.

El grupo especifica, además, que su sistema de reabastecimiento tampoco funcionará «hasta nuevo aviso» y concluye en esta carta: «entendemos que esta decisión es difícil de escuchar. Nuestro objetivo es reanudar el suministro lo antes posible».

Si bien la dirección del grupo Nike había anunciado hace unos años su deseo de favorecer sus ventas directas y a una red limitada de socios, el hecho de que los pedidos de sus distribuidores sean anulados es preocupante. La marca deportiva es de hecho un jugador clave en la venta de zapatillas. En su último año fiscal que finalizó a fines de mayo, la venta de zapatos le representó 28 000 millones de dólares.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉