Mexicanos se amarran el cinturón en las compras del supermercado

Interior de mercado, hombre con tapaboca y carrito de compras

Ante los elevados precios, los autoservicios están perdiendo la fidelidad de los consumidores, quienes se están amarrando el cinturón y anteponen cada centavo a la lealtad.

Desde Chedraui y Soriana, hasta Bodega Aurrerá están viendo cómo los consumidores cambian de tienda o deciden ir a la central de abasto, al tianguis o a conceptos como 3B o el Zorro Abarrotero.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los consumidores más sensibles a los precios son aquellos que ganan menos de 11 mil 599 pesos al mes, pues destinan entre el 30% y el 50% de su ingreso a comida y necesidades básicas; esto según una presentación de La Comer, disponible en su página de internet. En el segmento sensible a los precios está la mayor parte de la población en México, por lo cual, frente a la elevada inflación, las familias están buscando opciones para realizar sus compras.

Marisol Huerta, analista de Grupo Financiero BX+, señaló que uno de los principales factores para comprar en una tienda de autoservicio es la cercanía, pero en momentos de elevada inflación como el actual, sin duda los compradores están cazando precios.

Además, los compradores están gastando menos en los autoservicios, de acuerdo con Fintonic, una fintech mexicana, esto se relaciona directamente con la inflación.

Al comparar enero de 2021 (inflación de 3.54%) contra enero de 2022 (inflación de 7.07%), se puede observar una reducción en el consumo de -5.31%”, expuso en un análisis.

De tienda en tienda 

Un sondeo hecho por Excélsior mostró varias reacciones de los compradores.

Dejé de comprar en Soriana, aunque es el súper que me queda más cerca, está carísimo. Ni juntando los puntos vale la pena comprar ahí”, dijo Maren Olguín, consumidora, quien señaló que, aunque tiene que recorrer una distancia mayor, ahora va a Walmart o a Sam´s Club.

Marilú Arrieta, explicó: “Dejé de comprar en Walmart y ahora compro todo en Bodega Aurrerá, dejé de comprar cereales, también quesos empaquetados y embutidos en el super, ahora compro a granel en una cremería”.

Bianca Saavedra apostó por formatos como 3B, porque “no hay sueldo que alcance”.

Bodega Aurrerá, ¿ganadora?

Marisol Huerta, analista de Grupo Financiero BX+, explicó que los formatos que se pueden ver más afectados por la migración de clientes son aquellos cuyos compradores son más sensibles a la inflación.

Es por ello que conceptos como los de la Comer (City Market) no se verían tan impactados, ya que sus clientes tienen un mayor poder adquisitivo, en contraste, en formatos como las bodegas es donde los compradores son más sensibles.

De acuerdo con un estudio de Fintonic en enero de 2021 la media de gasto por persona en una Bodega Aurrerá era de 240 pesos, para mayo de este año la cifra se redujo hasta los 191 pesos, movimiento que se debe, según la fintech, al efecto inflacionario.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉