Los accionistas de Aeroméxico aprueban su salida de la Bolsa Mexicana de Valores

La decisión de la aerolínea bandera de México ocurre tres meses después de su reestructura financiera con la que libró la bancarrota

Aeroméxico, la aerolínea bandera de México, alista su salida de la Bolsa Mexicana de Valores. Los accionistas de Grupo Aeroméxico avalaron en una asamblea extraordinaria y como parte de los acuerdos de reestructuración con sus acreedores, el cancelar la cotización de sus acciones en el mercado bursátil mexicano. La aerolínea solicitará a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la autorización para lanzar e implementar una Oferta Pública de adquisición por las acciones en circulación. “Aeroméxico informará sobre los términos y alcance de la Oferta Pública, así como sobre el inicio de la misma”, refirió la firma a través de un comunicado. Los analistas coinciden en que el próximo abandono de Aeroméxico de la Bolsa Mexicana de Valores es una decisión que se anticipaba desde que anunció su salida de la bancarrota al ser uno de los compromisos de su reestructura financiera.

Brian Rodríguez, analista de Grupo Financiero Monex, explica que esta decisión es positiva para la empresa, pero negativo para los inversionistas. Para la aerolínea supondrá la salida del mercado mexicano para alistar su listado al mercado financiero de Estados Unidos. “Se les hace más atractivo irse a listar a Estados Unidos porque hay mucho mayor bursatilidad, el mercado norteamericano es mucho más grande, en el futuro levantará mayor capital y el país de origen de los dos principales accionistas de la compañía, Apollo y Delta, son estadounidenses. “Este movimiento le permite a la emisora mantener liquidez y solvencia en el mediano y largo plazo”, pronostica el experto. De acuerdo con Rodríguez, antes de que concluya 2022, la aerolínea mexicana se integrará a la Bolsa de Nueva York.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En marzo pasado y tras más de un año de negociaciones, Aeroméxico salió del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, medida a la que se acogió por el batacazo económico que supuso la pandemia. Como otras aerolíneas en el mundo, la mexicana fue duramente golpeada por el desplome de demanda debido a la crisis del coronavirus. Durante el primer trimestre de 2022, la empresa reportó una pérdida neta de 3.095 millones de pesos e ingresos por casi 13.000 millones pesos.

Jorge Gordillo, director de Análisis Económico de CIBanco, explica que los acreedores de la aerolínea, los nuevos dueños de Aeroméxico, son los que no están interesados en tener capital en la Bolsa Mexicana de Valores, un capital que asciende a menos del 10% de la compañía. El analista financiero señala que antes de su crisis llegaron a tener hasta el 30% de capital flotante. “Los inversionistas ya sabían que esto podía pasar, para mí en lo personal esto no me genera sorpresa porque están cambiando de forma de hacer las cosas, quizá más adelante vuelvan a considerar esta opción de jalar capital para crecer, pero ahorita no, ahorita están en un momento de consolidarse, de mejorar las prácticas que tienen”, explica.

Gordillo menciona que en este momento Aeroméxico debe recuperar el mercado que perdió frente a las aerolíneas de bajo costo como Volaris y Viva Aerobús, y para este cometido requieren de un capital más estable y sólido. “Es el camino que seguía, están buscando un capital que no sea mueva, porque están cambiando estrategias, procesos. El riesgo es que cuando quieran volver a entrar a la Bolsa Mexicana de Valores te va a costar trabajo, cualquier salida de una empresa genera una desconfianza en general, entonces la Bolsa no está contenta de que esto le pase, pero es una empresa que tuvo problemas”, menciona.

Aeroméxico se sumará en las próximas semanas a otras empresas que también se han deslistado de la BMV, Lala, Bio Pappel, Pochteca, Elementia, Maxcom o Bachoco. El índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) – compuesto por las 35 firmas más líquidas- opera este miércoles por la mañana con una baja de 0.17%, a 48.354.11 puntos.

El especialista de CIBanco apunta que cualquier salida de una empresa del mercado bursátil mexicano siempre es una mala noticia. Sin embargo, advierte de que esto obedece a que las compañías han enfrentado problemas internos, no a que el mercado financiero sea malo. “La causa es ajena a la Bolsa y para el inversionista hace más relevante seguir sus reportes, seguir sus datos, estar bien asesorado y no jugar a la especulación porque claramente Aeroméxico dio señales desde hace mucho tiempo de sus situaciones de deuda”, aconseja. En este mismo sentido, Rodríguez admite que el éxodo de compañías supone menos alternativas para el inversionista, lo que supondrá un nuevo reto tanto para el inversionista como para la BMV, que deberá buscar cómo atraer nuevas empresas a listarse.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉