Lo que todo empresario familiar puede aprender sobre Bimbo

Logo bimbo. Grupo Bimbo

Según publica forbes.mx En el camino de una empresa familiar, el liderazgo y la toma de decisiones son claves para competir y destacar en el complejo mundo de los negocios. En redes sociales conocí una anécdota que nos muestra el camino a seguir por los emprendedores familiares en este tema.

Había una vez un monasterio muy antiguo en el que uno de los guardianes falleció. Luego del homenaje póstumo, la comunidad debía elegir quién ocuparía su lugar. El Gran Maestro reunió a los discípulos, poniendo a la vista de todos un hermoso jarrón de porcelana con una maravillosa flor en el centro. Entonces les dijo a todos: “Les muestro el problema. Quien lo resuelva tendrá el cargo de Guardián”. Los monjes se quedaron sorprendidos y, aunque a algunos se les ocurrieron probables soluciones, ninguno se atrevió a expresarlas. Luego de un rato, un discípulo se levantó decidido y rompió el jarrón de un solo golpe. Todos, por supuesto, estuvieron sorprendidos. El Gran Maestro dijo entonces: “Por fin, alguien se atrevió a solucionar el problema eliminándolo. He aquí nuestro nuevo Guardián”.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Moraleja:

En realidad, poco importa cuál sea el problema. Hay problemas cuyo aspecto nos confunde, pues halaga los sentidos.

En el fondo sigue siendo un problema. Si el problema, es exactamente eso: un problema, y precisa ser eliminado.

Muchos empresarios cargan la vida entera el peso de cosas o modelo de negocios que fueron importantes en su pasado y que hoy solamente ocupan su energía o recursos de sus empresas, recursos que es indispensable liberar para actualizar o cambiar su modelo de negocios. “Me inspiran los líderes que están en la línea de fuego”: Daniel Servitje

Un buen líder es aquel que actúa cuando es necesario, que se atreve a plantear soluciones ante una situación que parece no tenerlas. Un ejemplo de este liderazgo podemos observarlo en una gran empresa como Bimbo. La familia Servitje ha logrado construir la panificadora más grande del mundo gracias a que ha sabido mostrar su propuesta de valor, convenciendo a sus clientes de que sus productos ofrecen algo que sus competidores no tienen.

Observar el trabajo de esta gran empresa mexicana puede ser una guía en el camino de organizaciones familiares que buscan inspiración. Algunos de los aspectos clave de Bimbo son los siguientes:

Establecer reglas es el camino a la libertad. Don Lorenzo Servitje, fundador de Bimbo, siempre tuvo en mente que su empresa fuera un legado familiar. Por ello se esforzó en profesionalizar toda la gestión de la compañía, al grado de ser conocido como “Don Manualito”. Su trabajo logró conectar exitosamente todos los ámbitos del negocio: empleados de fábricas, distribuidores, proveedores, encargados de maquinaria, etc. Tras dos procesos de sucesión con Roberto y Daniel Servitje, hermano e hijo del fundador, respectivamente, la empresa sigue teniendo un gobierno corporativo fortalecido, al grado de ser reconocida por el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (MERCO) como la empresa con mejor reputación en México, y su presidente, Daniel Servitje, como el líder con mejor reputación.

Todo tiene un tiempo y una manera. Bimbo pasó de un inicio con 34 empleados, a contar actualmente con 134,000 en todo el mundo. Esta expansión no se dio de manera inmediata. La empresa invirtió más de 40 años en aprender y consolidarse en su mercado local para, entonces, buscar la internacionalización. Además, este paso lo hizo a su manera: Bimbo explora los mercados de otros países pensando en el largo plazo: no busca estar presente en todo el mundo, sino colocarse de manera exitosa en los países donde tiene presencia, adaptando su modelo de negocios a la cultura alimentaria: ningún país come pan de la misma forma.

Saber administrar es cuidar tu negocio. Aunque es una empresa global, Bimbo sigue siendo controlada por las familias fundadoras. Esto ha sido posible gracias a una impecable estrategia de administración. El más claro ejemplo es que la organización creció con recursos propios, al reinvertir del 80% al 90% de sus ganancias, evitando la inversión externa o el endeudamiento. Este modelo de trabajo se aprecia también en la política de mantenimiento de su maquinaria, siendo capaces de cuidar, mejorar y modificar equipos que han funcionado por décadas para la empresa.  “Creemos que crecer es una manera de sobrevivir y aportar soluciones a la gente que trabaja con nosotros. Todo lo que hacemos debe construir nuestra postura en la industria”. Daniel Servitje

La lección más importante que todo empresario puede aprender de Bimbo. Es la construcción de una misión que sea impulsada por los valores de la empresa. De modo que puedan dirigir a su equipo de trabajo, ya que al tener bien definido el  por qué y para qué de su empresa familiar, podrán diseñar un plan de negocio que les facilite el logro de sus objetivos.

La manera en que la familia Servitje ha guiado a Bimbo muestra que el liderazgo inteligente es una de las claves del éxito. Toda empresa familiar debe tener en cuenta ejemplos de este tipo para buscar un crecimiento fructífero.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉