Las tiendas de barrio viven un auge inesperado debido a la pandemia

supermercados

El coronavirus ha cambiado los hábitos de compra de los mexicanos y muchos de ellos ya prefieren ir a las tienditas de la esquina, antes que al supermercado, para reponer alguno de los productos de su alacena, sobre todo pan, frituras, lácteos o embutidos.

Empresas como Bimbo, Lala y Sigma encontraron en este canal un aliado para mantener sus ventas cuando los supermercados tuvieron que operar con aforos y horarios reducidos para evitar aglomeraciones.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Más de la mitad de los mexicanos (56%) consideraron a estos comercios como «los más confiables» para reabastecer la despensa, de acuerdo con el sondeo a 8,500 personas publicado en agosto pasado. Siguieron los supermercados con 48% y los mercados o tianguis con 35%.

Al cierre de 2020, Grupo Bimbo registró ventas por 104,593 millones de pesos en México, un aumento de 1.9% en su comparación con 2019, con un desempeño favorable en las tiendas en categorías como bollería, pan, tortillas, pan dulce y botanas, de acuerdo con información de su último reporte financiero.

Sigma, una subsidiaria de Grupo Alfa, informó que en el canal tradicional, es decir las tiendas de barrio, las ventas crecieron a doble dígito en el segundo trimestre del año. Sin embargo, estos incrementos no fueron suficientes para compensar los menores volúmenes de ventas en el canal de foodservice, que continúa afectado por una menor movilidad. La compañía cerró 2020 con una caída de 11% en sus ventas en México.

Para Lala también hubo beneficios. La empresa informó en su reporte financiero del cuarto trimestre de 2020 que en México hubo un crecimiento en ventas impulsado por la preferencia del consumidor por categorías y presentaciones de consumo en casa. Al cierre de 2020, la productora de lácteos aumento sus ventas en México 9.5% a 16,082 millones de pesos.

“El consumidor evitó ir a los puntos de venta de grandes superficies por el miedo al contagio y porque en estos lugares debía interactuar con un mayor número de personas, además que hicieron compras más programadas. Por eso el consumidor prefirió reabastecerse en los puntos de venta más cercanos a casa”, declara Rolando Contreras, director del segmento de abarrotes en ISCAM, una firma especializada en la medición y análisis de mercados.

El reto hacia el futuro

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), comenta que la población redescubrió a las tienditas de barrio durante los meses más duros del confinamiento: las ventas durante marzo y abril tuvieron un crecimiento de 8%.

El aumento en este canal de ventas también responde, de acuerdo con Rivera, a la capacidad de las tiendas para ofrecer, además de alimentos, otros productos de alta demanda durante la contingencia, como cubrebocas o gel antibacterial. “La resiliencia de la base de la pirámide es muy alta, la capacidad de aguante está muy dura y es el pequeño comerciante quien dota de forma directa al consumidor”, dice.

Las tienditas de la esquina han resistido bien la pandemia. Cerraron el año pasado con un incremento en ventas de 8.7%, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (Anam). Las categorías con mejores resultados son higiene y cuidado personal, comestibles, mascotas y limpieza, coinciden Anam y Anpac.

Pero a un año de los primeros brotes, estos comercios ahora tienen que lidiar con un menor ritmo en el crecimiento de la economía y con una mayor competencia digital.

Adrián Ávalos, gerente de estudios especiales de la división Worldpanel de Kantar México, declara que los canales de cercanía, como tienda de la esquina, mercados o tianguis, se mantendrán como los preferido de hogares de nivel bajo y medio, mientras que los de nivel altos podrían eventualmente sustituir sus visitas al supermercado por opciones digitales.

“Será un buen momento para que las tiendas de la esquina vuelvan a ganar terreno, pero no hay que dejar de lado una de las más importantes lecciones que dejó esta pandemia para las compañías: invertir en el comercio electrónico es fundamental en estos momentos, pues es la realidad actual y el futuro”, dijo Ávalos.

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉