La pasarela aún es larga para la moda sustentable

El fundador y director creativo de la marca mexicana Cloe explica que pese a una mayor demanda de productos hechos con pieles veganas o materiales reciclados, las materias primas aún son costosas.

El uso de materiales reciclados es una tendencia que ha llegado a los anaqueles de las marcas de ropa y accesorios de Cloe. Carlos RuizVelasco, fundador y director creativo de la marca mexicana, comenta que el camino de la empresa hacia la moda sustentable ha ido avanzando poco a poco.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En 2020, Cloe sumó a su portafolio de productos la línea Beyond Fashion de productos elaborados con materiales reciclados. Luego, en 2021, lanzó una colección cápsula de productos upcycling, conformada por 200 piezas diversas, entre ropa y bolsos, elaborados con productos de las devoluciones, además de algunas prendas que el personal de la compañía donó. El objetivo era darle una segunda oportunidad a prendas de segundo uso y para este año esta iniciativa duplicará la producción y sumará a los clientes que quieran donar bolsos y ropa que no utilicen.

El joven empresario es consciente del impacto ambiental de la industria de la moda. Este sector libera medio millón de toneladas de microfibras sintéticas al océano cada año. El consumidor promedio compra 60% más prendas de ropa que hace 15 años y cada artículo se conserva la mitad del tiempo, así es que el reciclaje de prendas es clave para reducir el impacto.

RuizVelasco ha buscado incorporar más insumos reciclados en su línea de productos, no obstante, aún son más costosos que los tradicionales. Mientras que el rollo de cuero crudo cuesta alrededor de 4,000, el de fibra de piña vale 26,800 pesos. La pasarela aún es larga para la moda sustentable, pero Cloe ya ha empezado a recorrerla.

Pet reciclado y pieles veganas

Cloe también cuenta en su portafolio con productos elaborados de pet reciclado, como las maletas de viaje o los envases de su línea de protectores solares, y entre las acciones más innovadoras, está el uso de fibras textiles elaboradas con fibra de nopal o piña, que se han integrado en la producción de bolsos, relojes, maletas y calzado.

“Estas categorías crecen y crecen, el consumidor está beneficiando a estas marcas que se preocupan por el medio ambiente definitivamente. Esta tendencia se ve en Panamá y Colombia, además de México, donde se nota este movimiento del mercado hacia estas líneas de moda sustentable, y lo más interesante es lo que viene porque después de la pandemia, la gente prefiere las marcas que responden y cuidan el medio ambiente”, declara RuizVelasco.

Pero el desarrollo de productos hechos con insumos reciclados no es el único frente que Cloe ha decidido cubrir.

El sector también genera entre 8% y 10% de las emisiones globales de carbono, más que todo el transporte marítimo y los vuelos internacionales combinados, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Parte de estas emisiones provienen del bombeo de agua para regar cultivos como el algodón, los solventes a base de aceite, la maquinaria para la cosecha y las emisiones del transporte.

RuizVelasco relata que la empresa, que tiene más de 30 años en el mercado, ha hecho esfuerzos para mitigar el impacto que tienen sus procesos productivos en el ambiente desde hace al menos dos décadas. Por ejemplo, ha dejado de emplear solventes en sus procesos de manufactura, en su lugar usa pegamentos a base de agua, que suelen tener un costo mayor. En el embalaje utilizan cajas recicladas.

Cloe además usa poliuretano en suelas de calzado y fibras textiles, ya que contamina menos que el PVC. «Nosotros llevamos muchos años usando el poliuretano, que no tarda más de dos años en degradarse si se expone al sol o a la lluvia. No contamina y tiene una buena durabilidad para el producto, de entre siete y 10 años”, explica.

Falta más escala para lograr mejores precios

El fundador y director creativo de Cloe no detalló si la adopción de estas prácticas impacta en el precio final a las personas que adquieren sus bolsas, maletas o accesorios, pero sí destacó que para que las materias primas sustentables se vuelvan más accesibles es necesario que más empresas se sumen a la tendencia, como ocurrió con el poliuretano, que ya es un producto probado y que tiene un precio competitivo.

«Utilizar materiales sustentables es más caro, todavía no llegamos a los volúmenes que se necesitan para hacer las materias primas accesibles, pero espero que pronto esto cambie porque ha sido un reto tratar de nivelar el mismo costo”, relata.

Los esfuerzos avanzan. Varias marcas de moda, entre ellas Hugo Boss, Gap, H&M, se han sumado a la Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible, y aunque muchas ya tienen en los aparadores prendas elaboradas con textiles reciclados, aún falta que sean más compañías las que se sumen para abaratar los costos de producción.

“Hay muchas marcas que se están sumando a la causa de cuidar nuestro planeta, pero también es un tema de investigación para crear fibras veganas y reciclables. Se tienen que ir mejorando los procesos y costos de producción para lograr mejores precios”, concluye.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉