La apuesta de los pro cannabis en México

aceite cannabis

La historia ya es leyenda en la naciente industria del cannabis en México: en 2013, cuando el uso medicinal de esta planta estaba prohibido en el país, Raúl Elizalde abrió el camino cuando buscaba opciones para atender a su hija Grace, quien padece el síndrome de Lennox-Gastaut, un tipo de epilepsia infantil. Él y su esposa, Mayela Benavides, lograron que Grace se convirtiera en la primera paciente en México en recibir la autorización para acceder a un tratamiento de cannabidiol (CBD), un componente que no tiene efectos psicoactivos ni alucinógenos.

Tras este éxito, el siguiente paso fue empresarial. En 2017, la firma global Hemp Meds, que produce y vende productos derivados del cannabis, llamó al abogado regiomontano para que se encargara de las operaciones en México y América Latina. Era un momento clave, ya que en el país se acababa de aprobar el uso de medicamentos con menos de 1% de tetrahidrocannabinol (THC), el componente psicotrópico de la planta.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Así nació una nueva industria. “En México comenzó por la necesidad que tenían las personas de adquirir productos de CBD. El mercado al inicio estaba necesitado y teníamos que ver la manera de que los pacientes tuvieran acceso rápido a productos seguros, y así llega Hemp Meds al país. Luego, la empresa va evolucionando, buscando las oportunidades en el mercado”, cuenta Elizalde.

El hoy director ejecutivo global de Hemp Meds, un cargo que el abogado asumió en diciembre de 2020, afirma que la aceptación para el uso del cannabis medicinal creció de 50 a 65% desde 2016 a 2021, según sus propios datos. La pandemia sirvió de impulso, pues más personas buscaron atender sus problemas de salud con este tipo de productos.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉