Coca-Cola se une a Rappi para recolectar el PET de los consumidores

Las empresas arrancaron un proyecto piloto para recolectar los envases reciclables en tres alcaldías de la Ciudad de México.

En México se reciclan seis de cada 10 botellas de Coca-Cola, y el resto de bebidas de la marca. Y mientras el círculo de reducir, reciclar y reutilizar va tomando fuerza en México, la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) busca aumentar la recolección de residuos desde los hogares de los consumidores en medio de un alza del PET.

Para cerrar esta pinza de la circularidad con el foco en la recuperación de residuos, las embotelladoras de Coca-Cola en México, entre las que se encuentran Femsa y Arca Continental, formaron una alianza con Rappi México, para que sus repartidores se conviertan en el eslabón que conecte a los consumidores que buscan reciclar PET y otros envases hacia centros de acopio de residuos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Como inicio de esta alianza, las empresas correrán un proyecto piloto, de septiembre a diciembre, para que los usuarios de Rappi que viven en las alcaldías Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo tengan la posibilidad de programar la recolección de los envases de PET y otros materiales reciclables, como cartón, tetrapack, vidrio y aluminio, que serán llevados a un centro de acopio para integrarlos a la cadena de reciclaje del sistema Coca-Cola, en las plantas de PetStar y la Industria Mexicana de Reciclaje (IMER).

Sergio Londoño, vicepresidente de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola México, detalla en entrevista con Expansión que al interior de la empresa buscaban ofrecer a las personas una opción más sencilla para la recolección de envases, y pensaron en Rappi, la empresa de delivery cuya infraestructura es la que se utiliza para que un socio de Recicla se encargue de recibir los residuos y entregarlos a un centro de acopio.

“Por fiestas patrias, el Guadalupe-Reyes y todo lo que hay en este último trimestre es un momento propicio para evaluar la escalabilidad del piloto”, añade el directivo.

Para comenzar a incentivar a los usuarios de la aplicación de delivery a programar la entrega de sus envases, la aplicación les enviará una notificación a quienes están en estas alcaldías, en donde explicarán las condiciones en las que tienen que entregar los envases, las cantidades mínimas a entregar y la frecuencia de recolección.

La tasa de recolección de PET a nivel nacional es de 53% de la cual la IMCC aporta el 25% del total. Las empresas que integran la IMCC tienen como meta recolectar y reciclar el equivalente al 100% de sus envases hacia 2030, en línea con los objetivos sustentables de la refresquera.

En México la tasa de reciclaje fue del 9.6% en 2021, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), organismo que ha hace hincapié en que, uno de los factores para reducir la contaminación por residuos es mejorar la gestión de los desechos y aumentar el reciclaje, y para ello hay que elevar las tasas de recuperación.

“Mientras más envases y PET recolectemos, más pronto llegaremos a las metas, pero también más y de mejor manera impactamos el planeta porque nos permitirá seguir incorporando resinas recicladas a nuestros productos», dice Londoño.

Arca Continental y Femsa, las dos embotelladoras más grandes que integran la Industria Mexicana de Coca-Cola desde el año pasado, hacen frente al alto costo de las materias primas, entre ellas el PET, materia prima clave para la fabricación de los envases de las bebidas. Esta situación, que se ha enardecido en los últimos meses, ha llevado a las empresas a elevar sus precios al público para proteger su rentabilidad.

No son los únicos movimientos. Arca Continental, que tiene su sede en la ciudad de Monterrey, invirtió 3,470 millones de pesos durante el segundo semestre de 2022 para la adquisición de enfriadores y envases retornables. Con las alzas de las materias primas, la empresa reportó un alza de 18.9% en el costo de ventas de abril a junio de este año.

Coca-Cola Femsa, por separado, detalló en su estado financiero que su costo de ventas en el segundo semestre fue de 32,039, un alza de 27% respecto al mismo periodo del año anterior.

Por lo pronto, la IMCC comparte que de todo el portafolio de sus productos el 37% de los envases es material reciclado y la meta es llegar a 50% hacia 2030. En tanto, el agua Ciel ya se envasa en una botella totalmente reciclada. La industria también cambió el color de la botella de Sprite a color blanco para hacer más sencillo su proceso de reciclado.

Como parte de las acciones en sustentabilidad, IMCC desde el año y hasta los próximos tres años ejecutará una inversión de 11,000 millones de pesos, aunque el directivo no detalló los proyectos a los que se destinarán los recursos.

“Creemos que estamos haciendo que la cadena de reciclaje se robustezca para tener una economía verdaderamente circular. Es una valorización que genera un derrame productivo en las personas que trabajan en la cadena de reciclaje y que ese residuo ingrese a una transformación que le permita regresar a la economía general”, concluye Londoño.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉