¿Regulación del influencer marketing se encuentra en incertidumbre?

Publicidad influencer marketing

Según publica el portal Dircomfidencial.com La consultora en marketing, Digital Embassy, ha firmado un acuerdo con la firma legal y fiscal, Andersen, para ofrecer un marco de seguridad a empresas e influencers, ante el vacío legal que sufre el sector. Sus profesionales están a la espera de que la Comisión Nacional de Mercado y la Competencia (CNMC) apruebe la Ley General de la Comunicación Audiovisual que regule esta actividad que, en estos momentos, cuenta con autorregulaciones basadas en códigos éticos.

La CEO y fundadora de Digital Embassy, Azahara Ramos, opina que “la regulación del sector se encuentra en un momento de incertidumbre debido a que todavía no existe una normativa específica para el mismo” y que mientras no se apruebe una normativa, persistirán “muchas dudas sobre los límites legales y la buena praxis de las actividades entorno al marketing de influencia”.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Ramos defiende que uno de los pasos esenciales para avanzar en este camino es la definición legal de esta actividad y defiende que la aprobación de una regulación permitirá que se eviten “muchos de los conflictos que existen hoy en día,” y se proteja «al usuario y al propio influencer, agencias y clientes. Existiría una guía clara y sancionadora con el buen proceder: contratos, publicaciones, etc.”.

En este acuerdo, Andersen se encargará de los asuntos legales con influencers para garantizar que los contratos y las acciones de la agencia cumplan con las normativas existentes en torno a las buenas prácticas en el marketing de influencia. En opinión de Ramos, “nuestro acuerdo ha tenido muy buena acogida, ya que supone un paso más en la profesionalización de su propio día a día, quedando recogida en marcos legales que garantizan el cumplimiento de los contratos, plazos y, entre otros aspectos, las contraprestaciones que reciben en cada trabajo”.

Entre los mayores obstáculos para la aprobación de una regulación destacan, según Ramos, “aspectos como el conflicto de intereses entre cuántos formamos el ecosistema del marketing digital, entre los que se encuentran los propios influencers”. Opina que “la falta de regulación provoca incumplimientos de lo pactado, al no quedar recogido de forma legal” y “el marketing digital engloba a diversas entidades, organismos e influencers, lo que hace que la toma de decisiones en este tipo de asuntos sea más complicada”.

La aspiración de Digital Embassy en este contexto es “posicionarnos como agencia pionera que cuida hasta el último detalle tanto legales y éticos de la actividad del marketing de influencia”; “trabajar por un incremento en la confianza y tranquilidad de nuestros clientes, empleados y colaboradores” y “promover y conseguir la profesionalización del sector más allá de nuestra propia agencia”.