¿La Generación Z tiene una obsesión por los dispositivos del pasado?

Generación Z

Según publica el portal entrepreneur.com La Generación Z, también conocida como iGeneration o Post-Millennials, es una generación que ha crecido muy cerca de la tecnología digital y que, cada vez más, se abstiene de usarla, comparado con las generaciones anteriores.

Esta generación ha desarrollado un interés particular por las formas analógicas o no digitales de la tecnología y los medios de comunicación, como las cámaras de cine, los discos de vinilo y las notas escritas a mano. Este fenómeno se ha atribuido a un deseo de autenticidad y a un sentimiento de nostalgia por la era «predigital».


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Existen varias teorías del porqué la Generación Z puede sentirse especialmente atraída por la nostalgia y las formas o propuestas analógicas; una de las razones es que pueden verlo como una forma de rebelión contra el mundo digital en el que han crecido. Los objetos analógicos y vintage pueden ser vistos como una forma de diferenciarse del homogeneizado mundo digital y expresar individualidad, en un mundo en el que la tecnología avanza constantemente, los objetos antiguos pueden recordarles una época en la que las cosas eran menos complicadas y más auténticas.

La nostalgia es una emoción poderosa que puede evocar sentimientos de comodidad y seguridad. Y dado que los Gen Z son la primera generación que ha nacido en un mundo totalmente digital, es inevitable que se sientan atraídos de forma natural por lo físico y tangible, por las cosas que pueden tocar y sostener. Los objetos analógicos y vintage les proporcionan una sensación de conexión con el mundo que los medios digitales no pueden ofrecerles. Además, se encuentran en la etapa de la vida en la que intentan establecer su propia identidad, la nostalgia del pasado puede ser para ellos una forma de conectar con su historia y con quiénes son.

Otra de las razones que liga fuertemente a los Gen Z con dicha nostalgia, es la tendencia de esta generación de buscar y valorar las cosas del pasado, como la moda, la música y la cultura. Esto se debe a una variedad de factores, como el aumento del acceso a la tecnología y las redes sociales, que les permite a los jóvenes experimentar con estilos antiguos y conectarse con la cultura popular de hace años.

De hecho una de las últimas tendencias para esta generación ha sido el teléfono de tapita o flip phone, que se usó hace más de 15 años, gracias a su diseño catalogado como cool y vintage. A través de videos de TikTok, se ha visto como esta generación ha adoptado el uso de este teléfono gracias a su sencillez y oferta limitada de usos (llamadas y mensajes de texto), que les permite disfrutar de tiempo de calidad con sus amigos, sin distracciones, evitando la constante necesidad de estar hiperconectados.

Algunos de los artefactos análogos más utilizados por esta generación son:

Cámaras de video: Esta generación ha redescubierto el arte de la fotografía de película y utilizan cámaras analógicas para capturar imágenes únicas y auténticas.

Discos de vinilo: Los discos de vinilo han experimentado un resurgimiento de popularidad entre la Generación Z, que aprecia el sonido cálido y detallado de la música analógica.

Cámaras Polaroid: Las cámaras Polaroid también han resurgido entre la Generación Z, que adora la gratificación instantánea, el look vintage y el aspecto físico de tener una foto.

Cartas escritas a mano y diarios: Muchos disfrutan del toque personal y la naturaleza tangible de escribir a mano, y enviar o recibir cartas o diarios por correo.

Juegos de mesa: Disfrutan jugando juegos de mesa tradicionales como una forma de conectar con los demás y desconectarse de los dispositivos digitales.

Máquinas de escribir: Algunos aprecian la sensación táctil de teclear en una máquina de escribir, la estética única que crea y lo real de equivocarse y enmendar un error de manera visible.

Proyectores de cine: El tema de la estética cálida y única de los proyectores de cine antiguos, su sonido y la historia que representan.

Es una combinación de varios factores lo que ha llevado a esta tendencia. El deseo de autenticidad e individualidad, la conexión emocional con una época más sencilla y genuina, la magia generan los objetos tangibles y físicos y la necesidad de desconectar del mundo digital son factores que contribuyen a la misma. En general, la obsesión de la Generación Z por lo analógico y la nostalgia es un reflejo de las experiencias y perspectivas únicas de esta generación y una forma de conectar con su historia, cuestionar lo moderno y continuar formando su propia identidad.