Grupos proprivacidad acusan a Google de «manipular a sus usuarios»

Tablet con publicidad de google

La Comisión Federal de Comercio de EEUU (FTC) ha recibido una carta firmada por varios de los colectivos más relevantes en la causa de la privacidad digital en la que le solicitan que investigue a Google por presunta manipulación de sus usuarios para obtener el permiso de utilización de sus datos. Todos ellos sostienen que en el proceso de creación de cuentas en sus servicios no se dan las condiciones para que quienes lo hacen ofrezcan su consentimiento informado para que su información se acumule y use.

Hasta la fecha FTC no ha abierto ningún proceso al gigante tecnológico en base a su eventual diseño dirigido, pero sí ha señalado recientemente que tiene intención de ampliar su actividad en torno a cuestiones como los patrones oscuros. Así es como se conocen los mecanismos que incitan a los usuarios de una web o aplicación a tomar las decisiones que interesan a sus creadores más que las que les convienen a ellos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

«Esa queja formal coincide con otra planteada en Europa ante la autoridad de protección de datos de Irlanda con un sentido muy similar.»

En este caso sería asimilable a que los visitantes dieran permiso de recolección y uso de sus datos a Google sin tener toda la información para evaluar las consecuencias de esa acción. Eso es algo que los colectivos que han elevado queja a la Comisión Federal de Comercio dicen que sucede porque Google destaca visualmente las opciones que le interesa potenciar durante las nuevas altas, mientras oculta información sobre seguimiento y personalización de anuncios en un enlace en el que se lee “más opciones”.

Ahí es donde el usuario que decida investigar podrá ver que está ofreciendo permiso para que su actividad en webs y apps sea seguida, su histórico de reproducciones en YouTube sea registrado y en general sea expuesto a publicidad personalizada. Las organizaciones que piden investigación para Google apuntan que, si deseara revocarlo, tendría que dar varios pasos más en un proceso más complejo que el de aceptar.

Ese movimiento coincide en el tiempo con otra queja formal en Europa por parte de un grupo de consumidores denominado European Consumer Organization, que apela a la autoridad irlandesa de protección de datos como supervisor general de todo el territorio comunitario. Esa demanda de que Google sea investigada viene documentada en un informe titulado “Vía rápida a la vigilancia: cómo Google hace que la privacidad sea una elección difícil”, que entre otras cosas sostiene igualmente que en los procesos de alta en sus servicios guía a los consumidores a tomar decisiones inadecuadas para su protección.