Francia obliga a fabricantes de automóviles a promocionar la movilidad sostenible

Ventas en Rusia

A partir de marzo las campañas publicitarias sobre automóviles en Francia incluirán un mensaje que aliente caminar, ir en bicicleta o usar transporte público a quienes las vean, y también deberán reflejar las emisiones de dióxido de carbono del modelo promocionado. La nueva regulación se aplicará a todos los soportes habituales y su incumplimiento conllevará una multa de hasta 50.000 euros.

En concreto los fabricantes tendrán que escoger entre alguna de estas leyendas en sus creatividades: “Para viajes cortos, camina o ve en bicicleta”, “considera compartir coche” y “toma el transporte público”. Y al final de ese mensaje deberán incluir la etiqueta #SeDéplacerMoinsPolluer, que viene a decir algo así como “Contamina menos al moverte”.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Francia toma esta medida en el contexto de sus dificultades para alcanzar el objetivo de reducir emisiones en un 40% al final de la década en comparación con los niveles de 1990. El Alto Consejo sobre el Clima, organismo creado por Emmanuel Macron en 2019 para auditar los avances del país en ese y otros compromisos ambientales, alertó hace algunos meses de que el ritmo actual no era suficiente.

Ese aviso coincidió en el tiempo con el paquete legislativo que se aprobó para incidir en la reducción de emisiones asociadas a la automoción, en el que se incluía la previsión de eliminar gradualmente la publicidad de combustibles fósiles y proporcionar subsidios a los conductores que cambian modelos contaminantes por otros más limpios. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el transporte genera hasta una cuarta parte de toda la polución registrada en la Unión Europea.

Grupos ecologistas de toda la eurozona han reclamado durante años que se prohíban las campañas de coches para favorecer una movilidad más sostenible. Y han impulsado recientemente una iniciativa ciudadana que reclama el veto publicitario para todas las industrias basadas en combustibles fósiles. Francia ha recogido en parte esa petición con la prohibición de anuncios de los automóviles más contaminantes a partir de 2028.

No es la primera vez que este país opta por promover mensajes saludables a través de publicidad de productos concretos. Actualmente tiene en vigor una normativa similar que afecta a anuncios de comida, en los que recomienda comer más fruta y verdura a la vez que aconseja ingerir menos alimentos poco sanos.