Campañas de rebajas en el sector de la moda

Mujeres de compra, observando suéter azul

Según datos de la consultora Kantar, hasta la llegada de la pandemia, el porcentaje de prendas adquiridas con algún tipo de rebaja y descuento se situaba alrededor del 45%, pero en el último año ese porcentaje se ha visto reducido a un 35,5%.

Además, como consecuencia del confinamiento en 2020, el consumidor ha empezado a cambiar sus hábitos de compra, pasando a comprar de manera más racional aquellas prendas que necesita en el momento en que las requiere y, por lo tanto, dejando de buscar productos con algún tipo de descuento y sin esperar tampoco al periodo formal de rebajas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

% reparto volumen rebajado vs full price

“Las campañas de rebajas siguen siendo una gran oportunidad para los retailers del sector textil: en el total del año 2021, un 79% de los compradores de moda adquirieron algo rebajado, con un gasto medio en rebajas de 240 euros por comprador”, ha manifestado Rosa Pilar López, Fashion & Beauty Business Director en Kantar, división Worldpanel.

Pero no todos los canales y retailers tienen la misma necesidad de recurrir a la venta en rebajas. Para los grandes almacenes e internet, la venta de producto rebajado ha representado en el último año más de un 40% de sus ventas, frente al 33% de las cadenas especializadas. “Debemos tener en cuenta de que hay cadenas low cost en las que el recurso de la rebaja es poco necesario”, ha matizado la experta.

En cuanto a las rebajas de verano en particular, el gasto medio por comprador fue de 80,26 euros en 2019, versus los 77,35 euros de 2021. Para las de este 2022, Kantar pronostica que la mitad de los españoles comprará de media entre 6 y 7 productos, dedicando entre 80 y 100 euros de su presupuesto.

En palabras de la experta de Kantar, “ahora que están a punto de dar comienzo las rebajas de verano de 2022, será muy interesante observar cómo reacciona el consumidor ante ellas. En los momentos inflacionarios en los que nos encontramos, poder ahorrar comprando más barato puede ser una buena oportunidad para aquellos consumidores que quieren renovar determinadas prendas o aprovechar para adquirir ropa de fondo de armario. No obstante, todo dependerá de la necesidad o del deseo que ha generado la marca”.