Plataformas de streaming superan a tv por cable en EEUU

Personas comiendo cotufas y sosteniendo control remoto de televisor

Según publica el portal Dircomfidencial El mes de julio ha fijado un hito en términos de consumo audiovisual por parte de los estadounidenses. Según Nielsen, durante ese mes el 34,8% de todo el tiempo dedicado a ver contenidos fue absorbido por servicios de streaming, cuatro décimas por encima de la televisión por cable y con 13 puntos de margen sobre las emisiones en línea. Eso hace que por primera vez esas plataformas hayan completado un periodo como la opción más utilizada, con un incremento del 3,2 puntos respecto a junio que se sustanció en una mejora del 1,1% en la cuota. Y con todas las semanas del mes entre las de mayor consumo histórico del soporte.

El detalle de ese porcentaje muestra que Netflix ha liderado el vuelco, con un 8% del total, por delante del 7,3% de YouTube y a distancia del 3,6% de Hulu, el 3% de Amazon Prime Video, el 1,8% de Disney+ y el 1% de HBO Max. El 10,2% restante lo componen otros servicios con participaciones menores, con cuyo concurso el total del streaming sumó 191.000 millones de minutos cada semana durante el mes de referencia.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La comparación con el año anterior deja clara la tendencia, ya que el streaming ha mejorado porcentaje en un 22,6%, a costa de las caídas del 9,8% y el 8,9% en televisión en línea y cable, respectivamente. Estos últimos resultados se deben en parte a la bajada de tiempo dedicado a ver deportes respecto al año pasado, en el que además se celebraron los pospuestos Juegos Olímpicos de Tokio.

Esos datos dan continuidad lógica a las tendencias que se ven en EEUU desde hace años: por un lado, la caída sostenida de abonados a televisión por cable, una cifra que en apenas una década se ha reducido de más de 100 millones de hogares a alrededor de 70; y por el otro, el auge del streaming con servicios que resultan mucho más baratos que una suscripción al cable y que en el segundo trimestre del año ya alcanzaban los 113 millones de hogares. El precio influye en que el promedio de servicios al que un cliente puede estar suscrito alcance los cinco en EEUU, si bien ese mercado está presentando señales de saturación y tensión por precio como se ha podido ver en los últimos resultados de Netflix.

Una nota metodológica importante es que Nielsen solo incluye en estas comparativas aquella programación consumida mediante televisores normales o conectados, y por tanto deja fuera al consumo en móviles y en streaming web en los que presumiblemente la ventaja podría ser mayor a favor del vídeo bajo demanda.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉