¿Netflix se encamina hacia un nuevo modelo de negocio?

Los vientos en contra de los suscriptores de Netflix

Netflix, la plataforma que ha revolucionado la industria del entretenimiento, está atravesando sus días más convulsos. Por primera vez en más de una década, el servicio de streaming ha registrado inesperadas pérdidas.

En enero, la compañía que ha fidelizado a más de 221 millones de usuarios, anunciaba su previsión de sumar otros 2,5 millones, casi la mitad que los que solía registrar en años anteriores. El sorprendente varapalo lo ha recibido al comprobar que en el primer trimestre del año no sólo no ha sumado nuevos suscriptores, sino que incluso ha perdido 200.000 usuarios que se han dado de baja de la plataforma y se espera que pierda hasta dos millones en el segundo trimestre. Un balance que provocó un desplome de sus acciones en Bolsa. Elena Neira, profesora de la UOC y experta en plataformas digitales, considera que esta caída “no creo que haya estado tan motivada por los resultados del primer trimestre, sino por los aciagos que prevé para el segundo”.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Tanto Netflix como los expertos coinciden en la identificación de causas de esta crisis. Además del incremento de cuentas compartidas, de competidores y a los factores macroeconómicos derivados del conflicto en Ucrania, algunos especialistas identifican otras razones como el precio de la suscripción de esta plataformaAlejandro Rincón, Strategy Director de Dos30, agencia audiovisual especializada en el análisis de audiencias de televisión, cree que el precio de la suscripción de Netflix es, junto al aumento de plataformas competidoras, la principal causa del descenso. “Con el paso de los meses”, indica Rincón, “ha ido aumentando el precio por suscripción, cosa que no ha gustado a los usuarios”.

A finales de 2021, la plataforma subió el precio de las suscripciones especiales. Mientras que el plan básico se mantuvo en los 7,99 euros mensuales, el plan estándar aumentó un euro -pasando de los 11,99 a los 12,99 mensuales- y el Premium, dos euros -de los 15,99 a los 17,99 -.

Para Ricardo Vaca, CEO de Barlovento Comunicación, esta caída “también se atribuye al propio consumidor, que comienza a tener una sobresaturación de oferta y el mismo o menos dinero que gastar en contenidos de pago”. Sobre la irrupción de nuevos competidores, la académica Elena Neira explica que cobran especial relevancia “las campañas muy ambiciosas y políticas comerciales muy agresivas que están desarrollando estas nuevas plataformas en una fase de lanzamiento”.

«Un líder en suscriptores pero con escasa diversificación de negocio.»

¿Tiene Netflix un plan B? Algunos expertos señalan que la plataforma líder tendrá que dedicar más esfuerzos que sus principales competidores para mitigar este impacto en su negocio. La profesora Elena Neira explica que “Netflix está en una situación peculiar, porque a diferencia de otros operadores como Amazon, Disney o Warner, que tienen otras líneas de negocio, Netflix no tiene una alternativa. De ahí que sea tan sensible”. La apertura de nuevas vías de negocio es, según los expertos, la clave para reorientar el plan de negocio. La pregunta es qué vías.

Alejandro Rincón explica que “es un buen momento para dar una vuelta a su negocio. De hecho, ya se habla de dar la opción de suscripciones a menor coste o gratuitas con la inclusión de publicidad, algo que se asemeja mucho más al actual modelo de televisión”.

Sobre esta vía de ingresos, Ricardo Vaca opina que “cambiar del modelo actual de Netflix a uno convencional basado en publicidad, podría resultar ciertamente paradójico, cuando uno de los principales alicientes de suscripción siempre fue el consumo a la carta sin pausas publicitarias”. Los especialistas opinan que la incorporación de videojuegos a través del servicio Netflix Games, es un buen ejemplo de interesante línea de negocio, aunque insuficiente.

¿Tambalea el liderazgo de Netflix? Los expertos muestran opiniones dispares.

Aunque los analistas coinciden en la idea de que el más importante servicio de streaming está llamado a reformular su negocio, orientado a una diversificación de su actividad, muestran perspectivas antagónicas en torno a la perdurabilidad de su liderazgo.

Elena Neira considera “todavía difícil” la posibilidad de que cualquier plataforma logre desbancar a Netflixya que ésta “parte de la base de una cuota de mercado, que está en una órbita diferente. Prácticamente duplica a otras plataformas. Que su crecimiento se pueda apalancar es indudable, y además teniendo en cuenta que el resto de plataformas están contrarrestando el impacto con otras políticas de captación, pero desbancar a Netlix es todavía pronto”.

Por otro lado, Ricardo Vaca, opina que “desbancar a Netflix sólo está al alcance de Amazon y de cómo maneje el coste de la suscripción y la calidad y diversidad de los contenidos”. “El resto de OTTs, o bien se posicionan en segmentos de mercado más delimitados como Disney+, Dazn o Filmin por citar algunos ejemplos, o bien alcanzan una cuota de mercado de suscriptores aún alejada de Netflix, como es el caso de HBO+ o Movistar+”, concluye el CEO de Barlovento Comunicación. Esta consultora publicó en abril su primer estudio de medición de OTT que indica que Netflix supera a Prime Video en 17,5 puntos porcentuales.

Sin embargo, las opiniones difieren al igual que los datos que se analizan. Alejandro Rincón considera que Amazon Prime le está pisando los talones a Netflix, justificando que “el último estudio de Sigmados30 deja una diferencia mínima en la cuota de mercado entre ambas”. Según este informe Netflix registra un 80,5% de cuota de mercado mientras que Prime Vídeo, 78,9%.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉