Netflix añade más países a su estrategia de suscripciones

Netflix busca revitalizar el crecimiento

Según publica el portal IPMARK Netflix, que atraviesa un mal momento debido a la pérdida de abonados, lleva meses ajustando nuevas políticas de contraseñas y cuentas en distintos territorios y países. Los planes multicuenta del servicio de streaming son supuestamente para personas convivientes, sin embargo muchos usuarios comparten suscripción sin residir en el mismo domicilio. Ante esta situación la compañía ha llevado a cabo varias estrategias para terminar con esta práctica. 

Hace unos meses, la plataforma anunció una nueva medida que pretendía cobrar una cuota extra a los usuarios que compartiesen sus cuentas fuera del mismo domicilio. Esta novedad recibe el nombre de ‘Extra Sub’ y será de unos 2 o 3 euros más mensuales. Comenzó a probarse en los planes ‘Estándar’ y ‘Premium’ de Chile, Costa Rica y Perú. Los usuarios al intentar iniciar sesión en la plataforma les pedía una cuota adicional.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Netflix ha ampliado esta medida a otros cinco países latinoamericanos, Argentina, El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana. Los usuarios de estos países deben pagar por “domicilios adicionales” si desean acceder al servicio de streaming fuera de la propiedad de la persona que posee la suscripción.

El ‘Extra Sub’ solo permite una vivienda con el plan ‘Básico’, dos con el ‘Estándar’ y hasta tres con el ‘Premium’. Netflix asegura que puede identificar los diferentes domicilios gracias a las direcciones de protocolo de Internet (IP), los identificadores de los dispositivos (ID) y la actividad de la cuenta.

¿Cuándo podría llegar esta medida a España? 

Se prevé que este plan podría llegar a España a finales de 2022 o durante la primera mitad de 2023. Aunque Netflix no ha dicho nada al respecto, se estima que el cambio suceda a nivel mundial en 2023. 

Netflix intenta revertir así sus cálculos tras haber perdido 200.000 suscriptores en el primer trimestre de 2022 y anticipa la pérdida de dos millones de abonados más a lo largo del año. Los usuarios que comparten sus contraseñas de forma ilegal son ya más de 100 millones de hogares en todo el mundo. La compañía espera recaudar unos 1,6 millones de euros anuales con esta nueva medida.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉