La última milla: un reto y una oportunidad

logística

La última milla: un reto y una oportunidad. La pandemia de COVID-19 ha transformado la logística mundial, particularmente en la entrega de última milla. Este cambio no es meramente operativo, sino estratégico y estructural, afectando a todas las industrias que dependen de la logística para la entrega de bienes y servicios.

La última milla ha evolucionado para convertirse en un elemento crítico de diferenciación y éxito empresarial. Los consumidores ahora demandan mayor rapidez, transparencia y flexibilidad en sus entregas, lo que ha llevado a las empresas a repensar sus redes de distribución y estrategias de última milla.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La última milla: un reto y una oportunidad

Entre los principales cambios que se han producido en la última milla post-pandemia se encuentran los siguientes:

  • Cambios en el comportamiento del consumidor: La pandemia aceleró la transición hacia el comercio electrónico, modificando las expectativas de entrega. Los consumidores ahora demandan mayor rapidez, transparencia y flexibilidad en sus entregas.
  • Innovación en modelos de entrega: La necesidad de entregas más eficientes y seguras ha llevado a la exploración de modelos alternativos de entrega, incluyendo puntos de recogida, lockers inteligentes, y la integración de soluciones de entrega autónoma.
  • Tecnología: Catalizador de eficiencia y sostenibilidad: La tecnología está transformando la logística de última milla, permitiendo una planificación más precisa, optimización de rutas, y gestión de inventarios en tiempo real. La IA también está mejorando la experiencia del cliente mediante personalización y predicciones más precisas.

En este contexto, las empresas que quieran ser competitivas en la última milla deben centrarse en los siguientes aspectos:

  • La experiencia del cliente: La transparencia y flexibilidad en las entregas son fundamentales para satisfacer al cliente moderno. Las empresas deben implementar tecnologías que permitan a los clientes tener un control más activo sobre cuándo y cómo reciben sus pedidos.
  • La sostenibilidad: La última milla es intensiva en carbono, y existe una presión creciente para adoptar prácticas sostenibles. Esto incluye la optimización de rutas, el uso de vehículos eléctricos o de bajas emisiones e implementación de sistemas de retorno y reutilización de empaques.

Vea también: América Latina necesita aumentar la inversión en energías renovables para alcanzar la sostenibilidad

La última milla es un reto y una oportunidad para las empresas. Las empresas que logren adaptarse a los cambios que se han producido en este segmento serán las que tengan más posibilidades de éxito en el futuro.

Según publicó The Logisticsworld.com